Recetas tradicionales

¿Quieres una rebanada de Di Fara por $ 1?

¿Quieres una rebanada de Di Fara por $ 1?

El evento contará con porciones de $ 1 de algunas de las mejores pizzerías de la ciudad.

Las rebanadas de Di Fara generalmente cuestan $ 5 por rebanada.

Cuando pensamos en una porción de pizza de $ 1, generalmente pensamos en esas pizzerías de diez centavos la docena que usan ingredientes baratos y producen pizzas que están reduciendo la calidad en todos los ámbitos. Pero solo por un día, el 9 de octubre, las rebanadas de algunas de las mejores pizzerías de la ciudad de Nueva York se venderán por solo un dólar.

Slice Out Hunger se llevará a cabo ese día a las 6 p.m. en la iglesia de San Antonio en la calle Sullivan, y en el evento anual de caridad, la pizza de Di Fara (que generalmente se vende a $ 5 por porción) se venderá por solo $ 1, así como la pizza de más de 35 pizzerías, incluidas Lombardi's, Keste, John's Pizzeria, Arturo's y Motorino, ninguno de los cuales suele vender pizza por porción.

Cada dólar recaudado en el evento será igualado por Scott’s Pizza Tours y otros patrocinadores, y el 100 por ciento de las ganancias irá directamente al Banco de Alimentos de la ciudad de Nueva York.

Entonces, espere, ¿podemos comer porciones de algunas de las mejores pizzerías de la ciudad, por $ 1, para fines benéficos? ¿Dónde firmamos?


10 restaurantes que debes visitar en Nueva York (y su plato más popular)

Tratar de reducir diez restaurantes que no se pueden perder en la ciudad de Nueva York es difícil, pero estos son lo mejor de lo mejor.

Tratar de reducir diez restaurantes que no se pueden perder en la ciudad de Nueva York es como intentar elegir un niño favorito. La increíble variedad de cocinas deja a los visitantes con el buen problema de averiguar en qué lugar detenerse para almorzar. Chefs de clase mundial y restaurantes galardonados se alinean en la calle y ofrecen casi todos los tipos de comida que pueden satisfacer incluso los antojos más exclusivos. Eche un vistazo a los 10 restaurantes que debe visitar en Nueva York y prepárese para cavar.


¿En qué se diferencia Brooklyn Style Pizza de otros estilos de pizza?

La pizza estilo Brooklyn se originó en Italia. A pesar de tener orígenes italianos, la pizza se ha vuelto popular en las costas indias y también en la Gran Manzana. Por lo general, se la considera como "pizza estadounidense". Es único y delicioso en comparación con otras pizzas. Estas son algunas de las razones por las que es diferente:

La corteza se puede doblar.

A diferencia de otras pizzas cuya corteza es densa, la corteza de la pizza estilo Brooklyn es delgada, más crujiente y con una sensación más aireada. Comparado con el de Chicago con una calidad similar a la de una sopa, el estilo de Brooklyn es más equilibrado cuando se trata de aderezos. La relación entre la salsa, la corteza y los aderezos está equilibrada. Por más fina que sea la corteza, sigue siendo blanda en la que puedes hundir los dientes.

Las rebanadas son más grandes en comparación con la pizza normal. Como la corteza es fina, se puede doblar por la mitad y comer. El tamaño de la corteza lo hace portátil. Puedes caminar fácilmente con él envuelto en papel.

Fácil de personalizar

Es fácil personalizar la pizza Brooklyn a su gusto deseado. Puede decidir seguir el camino tradicional o elegir cubrir su pizza con pepperoni y queso. Si lo desea, puede volverse loco con la combinación de ingredientes como tomates secados al sol, cebollas caramelizadas y tocino.

También eres libre de elegir la composición de tu pizza. Por ejemplo, si es alérgico a algunas sustancias alimenticias como el gluten, puede comer pizza sin gluten. Si no toma productos lácteos, pida una pizza estilo Brooklyn sin queso. Nunca se perderá ninguna porción de pizza de su gusto.


¿Cuál diría que es su top cinco pizzas imprescindibles & # x27s?

Estoy dedicando un día a migrar por Brooklyn para comer pura pizza, una peregrinación de pizza si lo desea, y me encantaría tener aquí algunas sugerencias. Hasta ahora tengo L & ampB por su porción cuadrada, Di Fara & # x27s porque c & # x27mon, y Williamsburg & # x27s Pizza ya que fue mi porción favorita de Brooklyn la última vez que visité (lo siento, Best Pizza, todavía te amo). También he estado considerando a Lucali & # x27s, Roberta & # x27s, Paulie Gee & # x27s y Luigi & # x27s. Pero lo suficiente sobre mí, estoy interesado en lo que ustedes toman.

* editar He estado recibiendo repeticiones en Totonnos aquí. Creo que tengo que visitarlo ahora jaja.

** editar Entonces, lo que deduzco es que Di Fara & # x27s no vale la pena esperar y dinero y algunos de ustedes piensan que Roberta & # x27s está sobrevalorada. Así que ahora estoy reemplazando a Di Fara con Archie y estoy escuchando muchos elogios de ese lugar, así como de Paulie Gee. Mis paradas actuales ahora son Totonno & # x27s & gtL & ampB Spumoni Gardens & gtArchie & # x27s & gtWilliamsburg Pizza & gtPaulie Gee & # x27s. ¡Gracias por los comentarios, chicos! Sigan viniendo si tienen más sugerencias.


La mejor pizza de todos los tiempos & # 8211 Di Fara & # 8217s Pizza

Dom termina un pastel cuadrado para llevar & # 8211 un pastel cuadrado normal (solo queso) cuesta 32 dólares o 5 dólares la rebanada. Una tarta redonda normal cuesta 28 dólares o 5 dólares la rebanada y # 8211 ¡vale cada centavo!

La pizza es uno de los alimentos más populares. en el mundo culinario y extremadamente difícil de clavar con sus variadas preferencias de sabor, dependiendo de a quién le pregunte: plato hondo, pizza sartén, siciliano, corteza delgada, corteza gruesa, corteza fina como una galleta, queso en la corteza (gracias Papa Johns), mozzarella, provolone, cheddar, fontina, fromage blanc, salsa picante (gracias 2 botas), salsa dulce, salsa blanca. Por si acaso, la mejor manera de probar la capacidad de un pizzero es pedir una tarta normal y una base # 8211, salsa a base de tomate, queso y ver qué hace por usted. Si te deja sin aliento, entonces sabes que hay una habilidad seria involucrada. Admiro a cualquiera que pueda hacer una tarta de queso asesina. Las coberturas son solo adornos que agregan una amplia variedad de sabores y texturas. Me gusta un buen pastel de anchoas salado o el & # 8220Meat Lover & # 8217s & # 8221 por excelencia (gracias Pizza Hut).

Cada pizza hecha por Dom se estira lentamente, se condimenta, se pone queso, se cubre y se hornea hasta que quede imperfecta. el clásico pastel redondo se cocina con una mezcla de queso de mozzarella y parmesano y luego se cubre con parmesano, aceite de oliva y albahaca fresca después de cocinarlo.

Midwood, donde encontrará Di Fara & # 8217s Pizza, no está & # 8217t exactamente, & # 8220 en la red & # 8221. Quizás un poco más en la parrilla que L & amp B Spumoni Gardens, pero considerablemente menos en la parrilla que Motorino. Pero como diría el proverbial anciano sabio & # 8220las mejores cosas de la vida, tienes que trabajar para & # 8221 (o algo así) & # 8211, lo que en este sentido significa que & # 8217 tendrás que tomar el tren D hasta la avenida J y está justo ahí cuando llegas por encima del suelo & # 8211 no es gran cosa.

Esta no es una fábrica donde los pasteles entran y salen constantemente. Dom se toma su tiempo & # 8211 palmeando la masa, estirando la masa, salteando, desmenuzando la mozzarella, extendiéndola, cubriendo con parmesano, metiéndola en el horno. Probablemente podría hacerlo más rápido, dice, pero eso no sería correcto. No hay prisa para él. A sus clientes, al menos los que saben, no les importa. Un cliente, un lugareño del barrio, se ríe: "Es como si fuera Miguel Ángel la forma en que hace cada pastel". Esto es lo que respeto, más que nada. Este no es un lugar al que venga a pedir una pizza y sentarse. Este es un lugar para observar a un hombre y su oficio en acción. Incluso si la pizza apestara, ver el proceso sería bastante interesante.

Di Fara & # 8217s Square o Sicilian Pie es una pizza de masa gruesa cargada de queso The Line afuera de Di Fara & # 8217s Pizza justo antes de abrir para el almuerzo. Comenzó a formarse 1/2 hora antes de que abriera el restaurante, y antes de que abrieran las puertas, la fila ya tenía unas 25 personas de profundidad.

Este no es un lugar de brunch de moda en su vecindario favorito de Nueva York. No es una moda pasajera (ha estado haciendo pizzas durante más de 50 años). Este es el verdadero negocio y no me importa lo que digas & # 8211 si no has comido la pizza de Di Fara, todavía no has comido la mejor pizza.

La barra de queso Murray & # 8217s brinda comodidad en LIC

Pizza de Difara
1424 Avenue J
Brooklyn NY 11230
718-258-1367

Leer más sobre Di Fara & # 8217s Pizza en Snap Food

Eric Isaac es un fotógrafo estadounidense de viajes y comida que vive en Nueva York. Su blog, SnapFood, destaca la comida en Nueva York y sus alrededores, así como lo que descubre en sus viajes por todo el mundo.


Volver a Di Fara

Nunca fui un lector habitual de blogs de comida, tablones de anuncios o columnas hasta que comencé a escribir el boca a boca a principios de este año. Una de mis mayores sorpresas cuando comencé a seguir lo que otros amantes de la comida estaban hablando, especialmente a través de Chowhound, fue que una pizzería (ese es el término tradicional y oficial de Nueva York para "pizzería") de mi antiguo vecindario de Brooklyn, Di Fara, tenía alcanzó un estatus legendario entre los expertos en pizza. La última vez que comí en Di Fara probablemente fue en 1978, el año en que dejé el antiguo barrio, Midwood. En aquel entonces era una pizzería de barrio buena, sólida y lista para usar, pero no recuerdo que fuera notable. Así que me pregunté por qué tanto alboroto. Y estoy hablando de alboroto. A veces, los devotos de Di Fara se encuentran como un extraño culto religioso.

Lo que finalmente reconstruí, a través de Chowhound y la cobertura en otros medios, como el excelente blog de pizza Slice, es que en algún momento de los años 80, el propietario de Di Fara, Dom DeMarco, quien abrió el lugar en 1964, adquirió la religión de la pizza y comenzó a dedicar una atención casi obsesiva artesanal a sus pasteles, cambiando a ingredientes importados de calidad inaudita en la mayoría de las pizzerías del vecindario. Pude deducir de los evangelios que Dom alcanzó la divinidad de la pizza alrededor de 1990, y que continúa jugando con sus recetas. Dom, sin embargo, ejerció su oficio en una relativa oscuridad hasta que Internet revolucionó la naturaleza del "boca a boca". Algunos le dan al fundador de Chowhound, Jim Leff, gran parte del crédito, citando un kvell de 1997 que provocó una avalancha.

En lo que respecta al nombre, nunca hubo un Sr. Di Fara. Hace dos años Dom le dijo al New York Times, "Cuando abrí la tienda, mi socio se llamaba Farina. Mi nombre es DeMarco. Entonces, cuando el abogado hizo el periódico, puso los dos nombres juntos. Di Fara. Di para mí y Fara para él. Compré a mi socio en 1978, creo ". Parece que Farina y yo salimos del barrio casi al mismo tiempo.

En lo que respecta a la receta, Adam Kuban de Slice escribe: "El Sr. DeMarco usa una combinación de tomates San Marzano frescos y enlatados para la salsa, que hace a diario, a veces varias veces al día, por lo que entendemos. Luego está el queso: una combinación de mozzarella regular de alta calidad, mozzarella de búfala fresca que importa de Italia y una capa de grana padana picante y con un ligero sabor a nuez. crujiente del horno ". También está el aceite de oliva virgen extra.

Ahora, la esquina de Avenue J y East 15th Street en mi antiguo vecindario es un importante destino gastronómico. Una pizzería de barrio que alguna vez fue tranquila se ha convertido en un lugar de peregrinaje constantemente concurrido. Y como ocurre con cualquier peregrinaje digno de ese nombre, hay pruebas que soportar.

Las largas esperas en Di Fara's son legendarias, con cuarenta y cinco minutos por porción siendo quizás el promedio más citado. Varios factores explican la larga espera: el cuidado y la precisión de Dom, el hecho de que él y solo él hace todas las pizzas, de principio a fin, el hecho de que todas las tartas están recién horneadas (es decir, no hay pizzas frías esperando para ser recalentadas) el hecho de que solo se use un nivel del horno (su horno de convección básico, por cierto), el más cercano a la llama, para hornear los pasteles, lo que significa que solo hay espacio para dos a la vez y, por supuesto, la increíble popularidad del lugar. Otro factor es que a veces, aparentemente, Dom trabaja solo, sin ayuda para recibir pedidos o dinero de los clientes, o para rallar queso, o para llenar los decantadores de aceite de oliva.

Mareada por el zumbido, pensé que tenía que darle una oportunidad a Di Fara's, a pesar de que regresar a mi antiguo vecindario siempre me da escalofríos. Dada mi desconfianza hacia todas las religiones y movimientos de masas, era escéptico. Estaba seguro de que Di Fara's no estaría a la altura de su reputación. También era reacio a esperar en una fila interminable por un par de rebanadas de pizza, así que pospuse mi visita hasta que pudiera llegar allí en una "hora libre", o al menos un facsímil razonable de la misma. El viernes 4 de agosto salí temprano de la oficina y me dirigí a Midwood en el tren Q. Llegué a Di Fara alrededor de las 3:15 PM. Se veía exactamente igual que en los años 70: el mismo rudimentario letrero pintado a mano, el mismo interior sucio, el mismo horno, estoy bastante seguro, que parecía haber estado en servicio activo en el campo de batalla. Lo único diferente fue el hecho de que había artículos, homenajes y premios colgados por todas las paredes.

Había unos tres o cuatro clientes más en la tienda. Le di mi orden a la hija de Dom, cuya ayuda ayuda, en pequeña medida, a que las cosas funcionen mejor. Pedí una rebanada normal con alcachofas, una especialidad de la casa, y una rebanada cuadrada. En menos de cinco minutos salió un pastel redondo. La hija de Dom puso los corazones de alcachofa salteados en mi rebanada. Lo llevé a una mesa, junto con mi lata de Limonata, y comí.

Sí, estuvo bien. Fue muy bueno. ¿Pero fue trascendente? No. Era una porción de pizza muy buena, y la corteza fina, densa y de nuez era muy impresionante. Aún así, me preguntaba, ¿es eso todo lo que hay? ¿El rumor y el impulso han hecho que la gente venga de todos los rincones de Nueva York, sin mencionar el mundo, y espere en largas colas por una porción de pizza no trascendente y muy buena?

Terminé la rebanada. No había ningún pastel cuadrado a la vista. Esperé. La gente iba y venía, algunos por rebanadas, otros por pasteles enteros para llevar. Aproximadamente a las cuatro menos diez todavía no se veía un pastel cuadrado. Acababa de salir un pastel normal y, milagrosamente, todavía quedaban un par de rebanadas después de que se encargaron de todos los pedidos anticipados. Decidí reclamar uno, para comer mientras esperaba mi plaza. Me lo comí. Fue muy bueno, como el anterior. Aún así, no estaba convencido de que valiera la pena.

A las 4 de la tarde había estado allí 45 minutos y todavía no había plaza. Así que mi primer corte rápido fue realmente parte de la prueba. Ya había soportado la famosa espera de 45 minutos de Di Fara, con ganas de probar ambos tipos de pastel, pero también tenía la opción de irme, relativamente saciado, y poder decir que había hecho la peregrinación. Eso simplemente no serviría. Estaba decidido a probar un cuadrado. Pensé que había esperado 28 años para volver atrás, un par de minutos más no me mataría.

No había ningún cuadrado porque Dom seguía poniendo pasteles regulares en el horno y no había empezado en un cuadrado en todo el tiempo que estuve allí. Luego vinieron algunas personas y pidieron un pastel cuadrado para llevar. La hija de Dom le preguntó: "¿Vas a hacer un cuadrado a continuación? Hay gente esperando por rebanadas, y hay otro para ir". Dom siguió trabajando en pasteles redondos, y cada cinco minutos su hija le recordaba que la gente estaba esperando cuadrados.

Empecé a hablar con algunas de las personas que estaban esperando. Un par de tipos que habían estado allí casi tanto tiempo como yo también estaban esperando por las rebanadas cuadradas. Uno vivía en Manhattan, pero su amigo estaba de visita desde Dublín. El tipo que había pedido que se llevara el pastel cuadrado, un ex de Brooklyn, había conducido desde Long Island con su hija adolescente. Después de Di Fara se fueron a Coney Island. No tengo idea de dónde planearon comer su pizza.

Finalmente, cerca de las 4:30, Dom recibió el mensaje y comenzó a trabajar en un pastel cuadrado. Las cortezas de las tartas cuadradas ahora están parcialmente precocidas, aparentemente un cambio reciente que les impide atar el horno demasiado tiempo. Dom levantó la corteza de la sartén y vertió una abundante cantidad de aceite de oliva extra virgen debajo. Luego añadió la salsa y los quesos por encima. Luego fue al horno. En ese momento yo había estado allí durante aproximadamente una hora y quince minutos, fuera de las horas pico.

En un horno muy caliente, con la corteza en su mayor parte precocida, no se necesita mucho tiempo para cocinar un pastel cuadrado, una vez que Dom lo hace, claro. La hija de Dom me sirvió mi porción y la llevé a la mesa. Estaba grasoso y sucio, así que usé un tenedor y un cuchillo. Le di un mordisco.

Fue trascendente. Fue unico. Estaba delicioso.

Ahora para un descargo de responsabilidad. Si bien me gusta la pizza, no soy un fanático de la pizza. He disfrutado las pizzas en Italia, pero no suelo pedirlas con demasiada frecuencia cuando estoy allí. También prefiero las pides turcas y las tartes flambeadas alsacianas a la pizza. Aún así, en lo que respecta a la pizza, no puedo pensar en ninguna que haya comido que sea mejor que la porción cuadrada en Di Fara. La principal diferencia entre los dos tipos de pastel es aparentemente la salsa. Para el cuadrado, Dom usa una salsa que se ha cocinado a fuego lento con prosciutto o panceta. Creo que es la abundancia de esta salsa, junto con la forma en que los quesos se casan encima, lo que quizás hace la diferencia notable. Además, Dom agregó albahaca fresca a las rodajas cuadradas, lo que le dio otra dimensión al sabor.

Así que ahora soy un verdadero creyente de Di Fara, pero un sectario de la plaza. No obstante, podría pasar algún tiempo antes de que regrese. Como dije, no soy un fanático de la pizza, solo un humilde peregrino.


La famosa pizza Di Fara de Brooklyn ahora se envía a todo el país

Las mejores pizzas de la ciudad de Nueva York se encuentran en sus márgenes, lugares a los que es un poco difícil llegar si no vives cerca. Si desea llegar a Lee's Tavern en Staten Island o New Park Pizza en Howard Beach, necesita un automóvil. Una porción bien hecha en Pizza Wagon te obligará a tomar el tren R hasta su penúltima parada. Tome el tren hasta Coney Island para tener la experiencia religiosa de inhalar un pastel de Totonno's, y aún tendrá que caminar hasta el lado opuesto de la isla desde el Cyclone y Wonder Wheel, hasta la glamorosa franja donde se encuentra el se encuentran talleres de carrocería.

Llegar a la legendaria Di Fara Pizza solía requerir tomar los trenes B o Q hasta la parada Avenue J en Midwood, un vecindario predominantemente judío ortodoxo en el centro de Brooklyn. Y luego, una vez que finalmente llegaste a la destartalada tienda de la esquina, tuviste que esperar en la fila. A largo línea. Cuando crecía en el Brooklyn de los 80, la espera no fue tan mala. Luego apareció Internet, y los tiempos de espera crecieron y crecieron hasta que me encontré esperando una hora un martes por la noche nevada por un pequeño pastel simple. Lo que hizo que la pizza fuera tan grandiosa fue que cada pastel hecho desde el día en que abrieron en 1965 fue elaborado por las manos del maestro de la pizza Dom DeMarco. A medida que la popularidad de Di Fara crecía, Dom se hacía mayor y se ralentizaba, pero seguía haciendo todos los pasteles él mismo. Las esperas se alargaron cada vez más hasta el punto en que dejé de visitar Di Fara por completo. Claro, era una buena pizza, pero no una buena hora de espera en una tormenta de nieve. (Creo que Totonno's es mejor, pero cierran los martes).

Dom tiene ahora 83 años, y aunque todavía hace un pastel ocasional, en su mayoría ha entregado las riendas a sus siete hijos. Se ha abierto una segunda ubicación en Williamsburg, el vecindario que se hizo famoso como bohemia hipster y ahora es un patio de recreo para los ultrarricos. Por fin puede pedir sus pizzas para la entrega, gracias a GrubHub. Y, a partir de hoy, puede pedir pizzas Di Fara congeladas desde cualquier lugar de Estados Unidos, gracias a una asociación con Goldbelly. Dos pizzas nea politan (en Brooklynese: pasteles redondos) te costarán $ 69 (bonitos) dos pizzas sicilianas (pasteles cuadrados) te costarán $ 129. Estos son los precios antes de envío, aunque las primeras 1,000 tartas vendidas no tendrán esas tarifas. Mientras escribo esto, los pasteles han estado disponibles durante un poco más de una hora, y los paquetes de descuento de edición limitada ya están completamente agotados.

No he probado un pastel de Di Fara en más de una década y no lo he pensado mucho. Para mi, Dom DeMarco es Di Fara. A menos que esté viendo sus manos desgastadas cortar cuidadosamente albahaca fresca sobre esos charcos derretidos de mozzarella de búfala, fior di latte y parmagiano-reggiano rallado, es solo una pizza. Pero si no ha tenido la suerte de probar un pastel de Di Fara al menos una vez en su vida, es posible que desee incluirlo en su lista de deseos.

Allison Robicelli es escritora, zar de recetas, ex chef profesional, autora de cuatro (bastante buenos) libros y The People's Hot Pocket Princess. Envíeme un tweet para obtener ayuda con la receta: @Robicellis.


¡Ganadores del premio Chowzter Fast Feast Award & # 8230 y mis selecciones de Bristol!

Entonces, el fin de semana pasado estuve en Londres para los premios anuales Chowzter & # 8211, una celebración de las mejores fiestas rápidas de todo el mundo. Soy uno de los casi 100 blogueros cuya responsabilidad es seleccionar una lista de las mejores fiestas rápidas en su propia ciudad, proporcionando una guía local práctica de las mejores comidas locales e independientes en ciudades de todo el mundo.

Pasé un par de días en la capital con alrededor de 40 bloggers de Europa, Asia, América del Norte, América del Sur y Australasia, visitando la bulliciosa escena gastronómica de Londres y asistiendo a la ceremonia de premios en el L & # 8217Anima, que pronto se inaugurará. Café cerca de la estación de Liverpool Street. Los ganadores se enumeran a continuación, con fotos & # 8211 junto con mis selecciones de Bristol para cada categoría & # 8230

La pizza más sabrosa del mundo y # 8211 Pizza Slice @ Di Fara, Brooklyn, Nueva York (nominado por Yvo Sin de The Feisty Foodie)

Estas pizzas artesanales de Di Fara se ven realmente fantásticas & # 8211, pero mi elección de Bristol sería la Pizza Allegretto a A Cappella en Totterdown. Recientemente calificada como la mejor pizzería del Reino Unido por TripAdvisor, A Cappella sirve un festín de mozzarella, champiñones salteados, panceta ahumada, cebollas caramelizadas, queso brie y un huevo. ¡Debes probarlo!

Los mariscos más sabrosos del mundo: el cangrejo real de Alaska 5 Ways @ Dynasty, Vancouver (nominado por Mijune Pak de Follow Me Foodie)

De febrero a abril es la temporada de cangrejo real de Alaska en Vancouver, y el restaurante chino Dynasty es famoso por su cena de cangrejo real. Mi plato de marisco favorito en Bristol tiene que ser el Sopa De Mariscos De Tofu Suave a Surakhan en Park Row & # 8211 una sopa súper picante servida con arroz y tres ensaladas diferentes.

Vegetariano más sabroso del mundo & # 8211 Falafel Special @ L & # 8217As du Fallafel, París (nominado por Mathilde Dewilde de Mathilde & # 8217s Cuisine)

Sé lo que estás pensando. Te sorprende que el mejor plato vegetariano venga de Francia. ¡Así somos nosotros! El buen falafel es siempre un ganador en mi libro, aunque & # 8211 es por eso que mi mejor banquete vegetariano rápido de Bristol es el Caja de ensalada Mezze de Edna & # 8217s Cocina, justo al lado de Castle Park. Es una comida realmente abundante, que incluye (¡en mi opinión!) El mejor falafel de Bristol.

Los fideos más sabrosos del mundo & # 8211 Pad Thai @ Pad Thai Thip Samai, Bangkok (nominado por Mark Wiens de Eating Thai Food)

Si está buscando probar el auténtico Pad Thai en Tailandia, entonces Pad Thai Thip Samai es el lugar ideal para estar, un restaurante que se especializa en este manjar. Si bien es poco probable que cualquier plato de fideos de Bristol elimine sus equivalentes asiáticos del agua, todavía tenemos muchos lugares excelentes para disfrutar de buenos fideos. ¿Mi favorito? los Ramen de pollo a Restaurante japonés Noa en Clifton Village. Limpio y fresco en sus sabores, creo que Noa es, con mucho, el mejor lugar en Bristol para disfrutar de este plato de sopa de fideos japoneses.


El pájaro más sabroso de la tierra & # 8211 Roast Goose @ Yat Lok, Hong Kong (nominado por Juliana Loh de bilbaobab: Chicken Scrawlings)

A veces, los platos más sencillos son los más sabrosos. Simplemente asado con un delicioso adobo, este ganso asado ocupó el primer lugar en la categoría & # 8220Tastiest Bird & # 8221. ¿Y en Bristol? Bueno, mi voto es para Pollo marroquí a Al Bab Mansour en St Nick & # 8217s Market: un plato humeante de pollo, arroz y verduras que le proporcionará un almuerzo abundante a un precio excelente y en una ubicación hermosa.

El sándwich más sabroso del mundo & # 8211 Caribbean Roast en Paseo, Seattle (nominado por Naomi Bishop de The Gastrognome)

¡Cerdo, alioli y cebollas caramelizadas en una baguette crujiente definitivamente suena en mi calle! Pero en Bristol, hacemos sándwiches bien, con una gran cantidad de excelentes lugares de los que obtener pan y rellenos a la hora del almuerzo. Mi favorito personal es el Sándwich de carne salada a Carne y pan en Three Tuns (él & # 8217 está tomando un descanso en el momento de escribir este artículo, pero volverá pronto!) & # 8211 servido con chucrut, encurtidos y aderezo ruso. La mejor parte es que el propietario Ben cura sus propias carnes, encurtidos sus propios encurtidos y también hace todas sus propias salsas.

El arroz más sabroso del mundo y el arroz con pollo # 8211 Hainan @ Tian Tian Hainanese Rice, Singapur (nominado por Catherine Ling de Camemberu)

Con Anthony Bourdain y Gordon Ramsay entre sus fanáticos, ¡no es de extrañar que este plato de pollo y arroz haya ganado su categoría! Al igual que con la categoría de fideos, el arroz es probablemente una categoría en la que es poco probable que obtengamos un ganador de Bristol en los premios del próximo año. Mi recomendación local, sin embargo, sería la Arroz con Mariscos a Cocina Yume & # 8211 un gran plato de arroz frito con calamares, salmón, gambas y verduras.

La pastelería más sabrosa del mundo & # 8211 Fried Jam Croissant @ Albion, Londres (nominado por Niamh Shields de Eat Like A Girl)

Probamos esta delicia cargada de calorías cuando estuvimos en Londres para el fin de semana de premios, ¡y es muy traviesa! La pastelería más sabrosa es una categoría con la que estoy luchando para Bristol, ya que normalmente no soy una persona que desayuna. Si tiene alguna sugerencia, avíseme y la probaré para poder agregar la categoría a mi lista de Chowzter.

Si te diriges al sitio web de Chowzter, puedes ver los ganadores regionales de todo el mundo, # 8211, así como el plato elegido como el banquete rápido más sabroso del mundo # 8217. También podrá ver clips de vídeo que describen a cada uno de los ganadores y, si no le abren el apetito para organizar unas vacaciones gastronómicas o dos, me sorprenderá.

En cuanto a Bristol, puede ver mi lista actual de Chowzter (¡que es un trabajo en progreso!) Haciendo clic aquí. Tengo muchos más platos geniales para agregar a la lista & # 8211, pero si sientes que me he perdido algo aún más sabroso en las categorías enumeradas anteriormente, déjame un comentario para hacérmelo saber y ¡lo intentaré! Realmente quiero poner a Bristol en el mapa el próximo año como ganador del premio Chowzter & # 8230


Comentario

Re: Mi búsqueda para replicar la pizza cuadrada de Di Fara

Aquí está mi primer intento con la pizza cuadrada de Di Fara. Primero, extendí mi masa en una sartén de aluminio con un poco de aceite (con aceite de oliva liviano) (de Sam's Club) y dejé reposar la masa extendida durante unos 30 minutos. Luego extiendo la salsa sobre la masa. Cuando la temperatura de la superficie de mi WFO se estabilizó en 700 grados F, cargué en la bandeja con masa y salsa. En 3 minutos, noté que la sartén se deformaba en el medio. Probablemente tenga que ver con la maldita sartén barata de Sam's.

Después de 5 minutos, retiré la bandeja y levanté la corteza para verificar el fondo. El fondo apenas tenía color. Pensé que tal vez necesitaría más aceite en la parte inferior para fomentar alguna actividad de fritura y eso hice. Luego le puse un poco de queso mozzarella bajo en humedad. Luego seguí con mozzarella de búfala fresca. Usé solo unos? de cantidad de búfalo fresco en comparación con el queso mozzarella de bajo contenido de humedad. No quería usar demasiado búfalo fresco porque es un queso muy húmedo y no me gusta que mi pizza esté demasiado empapada. Vierta un poco más de salsa roja sobre el queso y ponga un poco de grana padano rallado fresco sobre todo. Me salté el paso del aceite de oliva (antes de que Dominic cargara el horno trasero para el segundo horneado, vertió un poco de aceite de oliva por todas partes) porque creo que tengo aceite más que suficiente en el fondo. Deslícelo hacia atrás en el WFO. Después de 6 minutos, noté que la corteza parecía hecha, así que la saqué. Levante la corteza para comprobar que la parte inferior todavía estaba blanca. Aparentemente, el aceite de oliva adicional no sirvió de nada. Decidí sacar todo de la sartén y dejar que se cocine directamente en el piso de WFO. En 2 minutos, la parte inferior se veía mucho mejor, pero la corteza en la parte superior en este punto es la peor. Corta un poco de albahaca fresca sobre la pizza y córtala en cuadrados. De buenas a primeras, me di cuenta de que había puesto demasiado queso mozzarella de baja humedad porque no podía ver la salsa. El fondo estaba demasiado grasoso para mi gusto. Necesitaba más salsa roja. Aparte de eso, sabía muy bien.

Intenté de nuevo con una sartén más oscura y más pequeña y el resultado fue mucho mejor. Esta vez agregué un poco de pepperino. No tenía ni idea de que la sartén oscura haría una gran diferencia. Sin embargo, me faltaba bastante salsa para esta plaza en particular, pero aún así sabía bien. Mi hijo de dos años tenía tres cuadrados y por lo general no le importa mi rebanada de pizza. Todavía no he llegado, pero hasta ahora ha sido mi mejor pizza casera.


America & # 39s 15 mejores pizzas

15. South Brooklyn Pizza, Nueva York (estilo de Nueva York): si bien es conocida como una gran ciudad de la pizza, el estado de la porción de Nueva York no es lo que piensas, especialmente cuando está en manos de la locura napolitana y la comida borracha de cartón .99. Pero hay esperanza en la pizza del sur de Brooklyn de East Village, donde el propietario Jim McGown propugna un horno de gas convencional que le da a la falda un ligero tono carbonizado que parece perfecto. Una porción de la exclusiva pizza New York Style lleva tiempo (en promedio, hasta 10 minutos), pero vale la pena esperar. La salsa San Marzano no es ni demasiado dulce ni ácida y se cubre con capas de finas rodajas de mozzarella ovoide, salpicadas con cubitos de fontina y terminadas con un generoso chorrito de aceite de oliva, albahaca y pecorino rallado o Grana Padano. La fina corteza se agrieta, pero lleva el queso y la salsa hasta la rebanada, picante bocado tras bocado. , donde el propietario Jim McGown propugna un horno de gas convencional que le da al upskirt un tono ligeramente carbonizado que parece perfecto. Una porción de la exclusiva pizza New York Style lleva tiempo (en promedio, hasta 10 minutos), pero vale la pena esperar .La salsa San Marzano no es ni demasiado dulce ni ácida y está cubierta con capas de finas rodajas de mozzarella ovoide, salpicadas con cubitos de fontina y terminadas con un generoso chorrito de aceite de oliva, albahaca y pecorino rallado o Grana Padano. La fina corteza se agrieta, pero lleva el queso y la salsa hasta el final de la rebanada, picante bocado tras bocado ". />

Interesado en este tema? Es posible que también desee ver estas galerías de fotos:

13. Paulie Gee's, Brooklyn, NY (Regina): Greenpoint, Brooklyn, no es mucho para mirar, pero Paulie Gee's es la casa de un amante de la pizza, un espacio limpio y rústico que parece un granero pero que ofrece un pastel para competir cada recuerdo de Nápoles que has tenido o soñado tener. Hay unos 19 pasteles, todos geniales por derecho propio y con nombres inteligentes y excelentes combinaciones de aderezos: en Ricotta Da Vita, Ricotta Be Kiddin 'y Luca Brasi (sin anchoas), pero cuando The Daily Meal se registró en la pizzería , la Regina fue el pastel señalado como la firma: mozzarella, tomates, pecorino romano, aceite de oliva y albahaca fresca. Y los panelistas coincidieron en que la Regina de Paulie merecía un lugar destacado entre las 20 mejores pizzas de Estados Unidos. (Foto: Paulie Gee & # 39s)

Pizza is about as varied and beloved a genre, as opinionated a subject, and also as accessible a food as there is, which makes determining the country's best pizzas a truly challenging task.

Yes, pizza is tough to rank responsibly. But once again, that's just what The Daily Meal set out to do.

1. Frank Pepe's, New Haven, Conn. (White Clam)

If you want to discuss the loaded topic of America's best pizza with any authority, you have to make a pilgrimage to this legendary New Haven pizzeria. Frank Pepe opened his doors in Wooster Square in New Haven, Conn., in 1925, offering classic Napoletana-style pizza. After immigrating to the United States in 1909 at the age of 16 from Italy, Pepe took odd jobs before opening his restaurant (now called "The Spot," next door to the larger operation). Since its conception, Pepe's has opened an additional seven locations.

What should you order at this checklist destination? Two words: clam pie ("No muzz!"). This is a Northeastern pizza genre unto its own, and Pepe's is the best of them all — freshly shucked, briny littleneck clams, an intense dose of garlic, olive oil, oregano and grated parmesan atop a charcoal-colored crust. The advanced move? Clam pie with bacon. Just expect to wait in line if you get there after 11:30 a.m. on a weekend.

2. Di Fara, Brooklyn, N.Y. (Di Fara Classic Pie)

Domenico DeMarco is a local celebrity, having owned and operated Di Fara since 1964. Dom cooks both New York and Sicilian-style pizza Wednesday through Sunday (noon to 4:30 p.m., and from 6:30 p.m. to 9 p.m.) for hungry New Yorkers and tourists willing to wait in long lines, and brave the free-for-all that is the Di Fara counter experience. Yes, you're better off getting a whole pie than shelling out for the $5 slice. Yes, it's a trek, and sure, Dom goes through periods where the underside of the pizza can trend toward overdone, but when he's on, Di Fara can make a very strong case for being America's best pizza. If you want to understand why before visiting, watch the great video about Di Fara called The Best Thing I Ever Done. You can't go wrong with the classic round or square cheese pie (topped with oil-marinated hot peppers, which you can ladle on at the counter if you elbow in), but the menu's signature is the Di Fara Classic Pie: mozzarella, parmesan, plum tomato sauce, basil, sausage, peppers, mushroom, onion, and of course, a drizzle of olive oil by Dom.

3. Pizzeria Bianco, Phoenix (Marinara)

"There's no mystery to my pizza," Bronx native Chris Bianco was quoted as saying in Los New York Times. "Sicilian oregano, organic flour, San Marzano tomatoes, purified water, mozzarella I learned to make at Mike's Deli in the Bronx, sea salt, fresh yeast cake and a little bit of yesterday's dough. In the end great pizza, like anything else, is all about balance. It's that simple." Try telling that to the legions of pizza pilgrims who have made trip to the storied Phoenix pizza spot he opened more than 20 years ago. The restaurant serves not only addictive thin-crust pizzas but also fantastic antipasto (involving wood-oven-roasted vegetables), perfect salads and homemade country bread. The wait, once routinely noted as one of the worst for food in the country, has been improved by Pizzeria Bianco opening for lunch, and the opening of Trattoria Bianco, the pizza prince of Arizona's Italian restaurant in the historic Town & Country Shopping Center (about 10 minutes from the original). This is another case where any pie will likely be better than most you've had in your life (that Rosa with red onions and pistachios!), but the signature Marinara will recalibrate your pizza baseline forever: tomato sauce, oregano, and garlic (no cheese).

4. Una Pizza Napoletana, San Francisco (Margherita)

When Anthony Mangieri, pizzaiolo for the East Village's Una Pizza Napoletana, closed in 2009 "to make a change," move West, and open somewhere he could get "a chance to use his outrigger canoe and mountain bike more often," it was the ultimate insult to New Yorkers. You're taking one of the city's favorite Neapolitan pizzerias, defecting to a temperate climate, to people who denigrate New York's Mexican food? So you can canoe and mountain bike? Traitor! Good for Mangieri, and good for San Franciscans, who inherited one of the country's best Neapolitan pies (if only Wednesday through Saturday, 5 p.m. until they're "out of dough"). A thin crust with chewy cornicione, a sauce that's tart and alive, an appropriate ratio of cheese . you could almost imagine yourself at the pantheon to pizza in Naples: Da Michele, a place where the pizza is poetry and pizza poetry is on the wall. Mangieri harkens that same ethos on his website — check out the pizza poem "Napoli" — and delivers the edible version to his patrons. There are only five pies, all $25 (a $5 hike since last year), plus a special Saturday-only pie, the Apollonia, made with eggs, parmigiano-reggiano, buffalo mozzarella, salami, extra-virgin olive oil, basil, garlic, sea salt and black pepper. But when you're this close to godliness, you don't need extras. Keep it simple with the margherita (San Marzano tomatoes, buffalo mozzarella, extra-virgin olive oil ,fresh basil, sea salt, tomato sauce) and know the good.

5. Pizzeria Mozza, Los Angeles (squash blossoms, tomato, burrata)

Renowned baker and chef Nancy Silverton teamed up with Italian culinary moguls Mario Batali and Joe Bastianich to open Osteria Mozza, a Los Angeles hot spot where the famous clientele pales in comparison to the innovative, creative fare. The pizzeria, which is attached to the main restaurant, offers a variety of Italian specialties, from antipasti to bruschetta, but the Neapolitan-style pizzas steal the show. Their list of 21 pies ranges from $11 for a simple aglio e olio, a classic cheese pizza, to $23 for a more unique pie with squash blossoms, tomato, and burrata cheese — a delicious and simple pizza that transports through the quality and nuance of its ingredients. So it's no surprise that Batali and Bastianich have taken a stab at duplicating the success of this model pizzeria, opening in Newport Beach, Singapore (!), and soon, San Diego.

6. Roberta's, Brooklyn, N.Y. (Margherita)

Say Roberta's is in the new class of restaurants that has fanned the flames of the Brooklyn vs. Manhattan debate, call it a great pizza joint, recall it as a frontrunner of the city's rooftop garden movement, and mention that Carlo Mirarchi was named a Best New Chef by Comida y vino, and you'd still be selling it short. Roberta's is in Bushwick six stops out of Manhattan on the L, and it's one of the city's best restaurants (it even serves one of the city's hardest-to-score tasting menus). In Bushwick! Pizza may not be the only thing at Roberta's, but its Neapolitan pies are at the high end of the debate about the city's best (and according to an interview with the blog Slice, inspired another great pizzeria on this list, Paulie Gee's). Yes, some of them have names like "Family Jewels," "Barely Legal," and - after disgraced New York City mayoral candidate Anthony Wiener - "Carlos Danger," but you can afford not to take yourself seriously in an environment where Brooklyn hipsters and everyone else tolerate each other when your pizza is this good. As much as the Amatriciana and the Bee Sting (when Roberta's goes mobile) may tempt, the Margherita (tomato, mozzarella, basil) is Roberta's pizza Lothario.

7. Sally's Apizza, New Haven, Conn. (Tomato Pie)

Sally's Apizza is a New Haven classic, operating from the same location where they opened in the late 1930s in New Haven's Wooster Square. Their pizza is traditionally thin-crust, topped with tomato sauce, garlic and "mozz." The pies look pretty similar to what you'll find down the street at Frank Pepe, which any New Haven pizza believer will note is because the man who opened Sally's is the nephew of the owner of Pepe. The folks at Sally's will be the first to tell you that Pepe makes a better clam pie, but their tomato pie (tomato sauce, no cheese), well, they have the original beat there.

8. Flour + Water, San Francisco (Margherita)

Although this San Francisco restaurant claims to specialize in house-made pastas, their pizza is formidable. Baked in a wood-fired oven, the thin-crust pizza at Flour + Water blends Old World tradition with modern refinement, according to chef and co-owner Thomas McNaughton. Pizza toppings vary depending on what's in season, making each dining experience unique, but Flour + Water's textbook Margherita is amazing. Heirloom tomatoes, basil, fior di latte, and extra-virgin olive oil . if only the simplicity implied by the restaurant's name could be duplicated in pizzerias across the country.

9. Motorino, New York City (Brussels Sprout)

Some spaces are cursed. Others? Blessed. When Anthony Mangieri shuttered Una Pizza Napoletana at 349 East 12th St. and headed West, Mathieu Palombino took over the lease, renamed the space Motorino, and the East Village pizza scene hardly skipped a beat. Motorino offers a handful of spirited pies, including one with cherry stone clams another with stracciatella, raw basil and Gaeta olives and the cremini mushroom with fior di latte, sweet sausage and garlic. But contrary to every last fiber of childhood memory you hold dear, the move is the Brussels Sprout pie (fior di latte, garlic, Pecorino, smoked pancetta and olive oil), something both Hong Kong natives and Brooklynites can now attest to since Palombino opened (and reopened) his Asian and Williamsburg outposts earlier in 2013.

10. Al Forno, Providence, R.I. (Margarita)

On South Main Street in the heart of Providence, R.I., Al Forno offers a quintessential Italian dining experience for those who can't afford the flight. Husband-and-wife owner-chefs George Germon and Johanne Killeen received the Insegna del Ristorante Italiano from the Italian government, a rare honor for Americans, attributable to their informed passion for pasta along with their invention of the grilled pizza. The restaurant bakes their pies in wood-burning ovens as well as on grills over hardwood charcoal fire. Their most notable grilled pizza? The Margarita. It's served with fresh herbs, pomodoro, two cheeses and extra-virgin olive oil.

11. Modern Apizza, New Haven, Conn. (Italian Bomb)

Established in 1934 as State Street Pizza, Modern's coal-fired brick oven puts out pizza in the same thin-crust style. It's likely that you'll hear it spoken about as the place "the locals go instead of Pepe's and Sally's." That may be so. The atmosphere is great — wood paneling, friendly servers, a clean feeling — but it doesn't play third-string just because it's not on Wooster. Modern's pies are a little topping-heavy with less structural integrity. Given the focus on toppings, the iconic Italian Bomb is the pie to try: bacon, sausage, pepperoni, garlic, mushroom, onion and pepper.

12. Totonno's, Brooklyn, N.Y. (Margherita)

By all accounts, Totonno's shouldn't be around anymore. Consider first that it was opened in Coney Island in 1924 (by Antonio "Totonno" Pero, a Lombardi's alum). Then factor in the fire that broke out in the coal storage area and ravaged the place in 2009. Add to that insult the destruction (and some reported $150,000 in repairs) incurred in 2012 during Hurricane Sandy when 4 feet of water destroyed everything inside the family-owned institution. You'll probably agree that Brooklyn (and the country) should be counting its lucky stars Totonno's is still around. And yet it does more than that.

It doesn't just keep a storied pizza name, or nostalgia for simpler times (and perhaps more authentic and consistent pies) alive. No. Owners Antoinette Balzano, Frank Balzano and Louise "Cookie" Ciminieri don't just bridge our modern era's festishizing of pizza to the days of its inception at Lombardi's. The coal-fired blistered edges, the spotty mozzarella laced over that beautiful red sauce . ah, fuggedabout all the teary-eyed try-too-much words, this is Neptune Avenue! This is Brooklyn! This is Totonno's. And this, is how you make pizza.

13. Paulie Gee's, Brooklyn, N.Y. (Regina)

With a love for pizza, little formal training, without finishing high school, with a career he has characterized as having "masqueraded as a computer geek," and a fear of becoming Shelley Levene from "Glengarry Glen Ross," Paulie Giannone struck out into the unknown, to Greenpoint, Brooklyn. He ventured there before "Girls," before the condos, in a time when the dream of a two-bedroom, two-bathroom apartment a 10-minute walk from the subway to Manhattan on the Polish word-of-mouth, no-lease real estate wire still went for less than $2,000.

This backyard do-it-yourselfing pizza passionista put it all on the line and earned every kind word he's gotten. Greenpoint isn't much to look at, but Paulie Gee's is a pizza lover's home, a clean, rustic space that looks like a barn but puts out a pie to rival every Naples memory you've had or dreamed of having. There are some 19 pies, all great in their own right and featuring clever names and great topping combinations — In Ricotta Da Vita, Ricotta Be Kiddin', and the Luca Brasi (no anchovies) — but when The Daily Meal checked in with the pizzeria, the Regina was the pie noted as the signature: mozzarella, tomatoes, pecorino romano, olive oil and fresh basil. And panelists agreed that Paulie's Regina well deserved a top spot among America's 20 best pizzas.

14. Apizza Scholls, Portland, Ore. (Apizza Amore)

Apizza Scholls has some of the best pizza in Portland, and some have argued, north of San Francisco — and that's using an electric oven! But they do have some guidelines for patrons interested in composing their own topping combinations on their 18-inch pies: only three ingredients, and no more than two meats per pie. So choose wisely from a list of toppings that in addition to classics like anchovies, red onions, garlic, pepperoni, sausage and basil includes capicollo, house-cured Canadian bacon, cotto salami, arugula, jalapeño and pepperoncini. Heads-up: bacon is "not offered for build your own toppings." If you aren't up to building your own pie, there are 10 classics to choose from, including the signature Apizza Amore: margherita with capicollo (cured pork shoulder). The signature Amore features a spicy kick offset a bit by the somewhat sweet mozzarella and balanced sauce. That's amore!