Recetas tradicionales

Ensalada de vinagreta de frijoles

Ensalada de vinagreta de frijoles

Una salsa de frijoles fresca (¡y fácil de hacer!) Con un sabor agridulce y mucho crujiente. Perfecto para un ligero aperitivo de verano para tu próxima fiesta.MÁS +MENOS-

1

cebolla amarilla o morada, picada

1

lata (15 oz) de frijoles negros, escurridos

1

lata (15 oz) de frijoles rojos claros, escurridos

1

cucharada de aceite vegetal

Ocultar imágenes

  • 1

    Combine todos los ingredientes en un tazón grande.

  • 2

    Cubra con una envoltura de plástico y refrigere durante al menos dos horas, para que los sabores se puedan mezclar.

  • 3

    Mezclar antes de servir. Sirva con sus papas fritas favoritas.

No hay información nutricional disponible para esta receta.

Más sobre esta receta

  • Nos pasa a todos, a veces nos falta tiempo y energía. Combina eso con los calurosos meses de verano y tener comidas que planificar o fiestas a las que ir, y lo último que quieres hacer (o incluso tener una cita). Un minuto libre para hacer) es preparar una comida elaborada.Cuando estoy agotado por el tiempo y ni siquiera puedo considerar encender el horno en el calor abrasador, esta Ensalada de vinagreta de frijoles hace el truco para un aperitivo o refrigerio rápido y simple. Todo lo que necesitas son unos simples pasos y un par de horas en el refrigerador, y tendrás una ensalada de frijoles deliciosa, crujiente y refrescante para preparar con tus papas fritas favoritas o un tenedor. platos y cómelo como guarnición de una simple comida de verano. Y tómate los minutos extra que ahorraste para relajarte; después de todo, es verano.

  • 2 tazas de judías verdes (aproximadamente 8 onzas), cortadas
  • ½ taza de albahaca fresca, más 2 cucharadas picadas para decorar
  • 1 chalota pequeña, cortada en cuartos
  • ¼ taza de aceite de oliva extra virgen
  • 3 cucharadas de vinagre de vino tinto
  • 2 cucharaditas de miel o sirope de agave
  • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon
  • ¼ de cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de pimienta molida
  • 1 lata de 15 onzas de garbanzos (ver Consejo), enjuagados
  • 1 lata de 15 onzas de frijoles rojos oscuros, enjuagados
  • 1 lata de 15 onzas de frijoles negros, enjuagados
  • 1 lata de 15 onzas de frijoles cannellini o frijoles blancos, enjuagados
  • 1 taza de tomates cherry cortados por la mitad
  • ½ taza de rábanos en rodajas muy finas

Cocine al vapor las judías verdes en una cacerola grande equipada con una canasta vaporera hasta que estén tiernas y crujientes, aproximadamente 4 minutos. Extiéndalos para que se enfríen.

Mientras tanto, combine 1/2 taza de albahaca, chalota, aceite, vinagre, miel (o agave), mostaza, sal y pimienta en una licuadora. Haga puré hasta que quede suave.

Coloca las judías verdes y el resto de los ingredientes en una fuente. Sirve con el aderezo. Adorne con la albahaca picada, si lo desea.

Consejo para preparar con anticipación: Cubra y refrigere las judías verdes (Paso 1) y el aderezo (Paso 2) en recipientes separados hasta por 1 día.

Pruebe frijoles caseros en lugar de enlatados. Comience con 1 libra de cualquier tipo de frijoles secos y enjuague bien. Coloque en un tazón grande y cubra con 2 pulgadas de agua fría. Deje en remojo al menos 8 horas o toda la noche. (Si tiene prisa, ponga los frijoles en una olla y cúbralos con 2 pulgadas de agua, deje hervir durante 2 minutos. Retire del fuego y deje reposar, tapado, durante 1 hora). Escurra los frijoles, transfiera a una olla grande y cubra con 3 pulgadas de agua fría. Llevar a ebullición, quitando la espuma. Reduzca el fuego a una cocción suave a fuego lento, revolviendo ocasionalmente, hasta que los frijoles estén tiernos, de 30 minutos a 2 horas. (El tiempo de cocción varía según el tipo y la edad del frijol. Comience a comprobar la ternura a los 30 minutos). Espere hasta que los frijoles estén casi tiernos para agregar sal. Si lo agrega demasiado pronto, puede evitar que los frijoles se ablanden. (Use aproximadamente 1 cucharadita de sal por libra de frijoles). Refrigere los frijoles en su líquido de cocción hasta por 1 semana o congélelos hasta por 3 meses. Una libra de frijoles secos rinde de 5 a 6 tazas


Resumen de la receta

  • 2 libras de judías verdes, los extremos del tallo cortados
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cucharada de vinagre de vino blanco
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 1 cucharadita de sal gruesa
  • 1/4 cucharadita de pimienta molida

Ponga a hervir 1 pulgada de agua en una olla grande equipada con una canasta vaporera. Llene un recipiente grande con agua helada y reserve.

Coloque las judías verdes, con las puntas del tallo recortadas, en la canasta. Cubra el vapor hasta que esté tierno y crujiente, de 5 a 8 minutos. Sumerja los frijoles en agua helada. Cuando esté frío, escurrir y secar con toallas de papel. Transfiera a un tazón grande.

En un tazón o frasco pequeño, bata o sacuda el aceite de oliva extra virgen, el vinagre de vino blanco, la mostaza de Dijon, la sal gruesa y la pimienta molida hasta que espese y se combine. Vierta sobre los frijoles y revuelva para cubrir.


Resumen de la receta

  • 8 onzas de ejotes, sin los extremos del tallo, cortados a la mitad en diagonal
  • 4 onzas de frijoles de cera amarillos, sin los extremos del tallo, cortados por la mitad en diagonal
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de vinagre de vino tinto
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 1 lata (15 onzas) de frijoles cannellini, enjuagados y escurridos

Llene un recipiente grande con agua helada y reserve. Coloque una canasta vaporera en una olla grande con tapa. Llene con suficiente agua para que llegue justo debajo de la canasta y deje que hierva.

Coloque los frijoles verdes y encerados en la canasta y reduzca el fuego a fuego lento. Tape la olla y cocine al vapor hasta que los frijoles estén tiernos pero crujientes, de 6 a 8 minutos. Con unas pinzas o una espumadera, transfiera los frijoles al agua helada. Escurrir y secar.

En un tazón mediano, mezcle la mostaza, el vinagre y el aceite, sazone con sal y pimienta. Agregue los frijoles verdes, encerados y cannellini y revuelva para cubrir. Si lo almacena, cubra y refrigere hasta 1 día hasta que alcance la temperatura ambiente antes de servir.


  • 1 1/4 tazas de frijoles secos, preferiblemente reliquia, o 2 latas de 15 onzas de frijoles blancos, enjuagados (ver Consejo)
  • 1 cucharadita de sal, dividida
  • ½ taza de cebolla morada picada
  • ¼ taza de vinagre de sidra
  • 4 cucharaditas de miel
  • 1 cucharadita de aceite de cacahuete o canola
  • ½ cucharadita de pimienta recién molida, o al gusto
  • 8 onzas de ejotes, recortados y cortados en trozos de 2 pulgadas
  • 1 pinta de tomates cherry o uva, cortados por la mitad o en cuartos
  • ½ taza de hojas de albahaca fresca, en rodajas finas
  • 1 libra de tomates, en rodajas

Si usa frijoles enlatados, vaya al Paso 3. Si usa frijoles secos, enjuague y recoja las piedras, luego colóquelo en un tazón grande, cúbralo con 3 pulgadas de agua fría y déjelo en remojo a temperatura ambiente durante al menos 6 horas o toda la noche. (Alternativamente, use nuestro método de remojo rápido: vea la sugerencia).

Escurre los frijoles remojados, enjuaga y transfiere a una cacerola grande. Agrega 6 tazas de agua fría. Deje hervir a fuego lento, cubra parcialmente y cocine a fuego lento, revolviendo una o dos veces, hasta que estén tiernos pero no blandos, de 20 minutos a 1 hora, dependiendo de la frescura de los frijoles secos. (Si está usando frijoles heirloom, asegúrese de revisarlos después de 20 minutos; tienden a cocinarse más rápido que los frijoles convencionales). Si en algún momento el nivel de líquido cae por debajo de los frijoles, agregue 1 taza de agua. Cuando los frijoles estén cocidos aproximadamente en tres cuartos, sazone con 1/2 cucharadita de sal. Cuando los frijoles estén tiernos, retirar del fuego y escurrir.

Combine los frijoles (cocidos o enlatados), la 1/2 cucharadita de sal restante, la cebolla, el vinagre, la miel, el aceite y la pimienta en un tazón grande. Revuelva, cubra y refrigere para marinar durante al menos 1 hora o durante la noche.

Cocine las judías verdes en una olla grande con agua hirviendo hasta que estén tiernas y crujientes, aproximadamente 5 minutos. Escurrir, enjuagar con agua fría y escurrir de nuevo. Seque y agregue a los frijoles marinados. Agregue los tomates cherry (o uva) y la albahaca. Sazone con pimienta.

Para servir, coloque rodajas de tomate alrededor del borde de una fuente para servir o ensaladera poco profunda y vierta la ensalada de frijoles en el centro.

Consejo para preparar con anticipación: Prepare hasta el paso 3, cubra y refrigere hasta por 1 día.

Consejo: Para remojar los frijoles rápidamente, colóquelos en una cacerola grande con suficiente agua fría para cubrirlos por 2 pulgadas. Llevar a hervir. Hervir durante 2 minutos. Retirar del fuego, tapar y dejar reposar durante 1 hora. Continúe con el paso 2.

Si bien nos encanta la conveniencia de los frijoles enlatados, tienden a tener un alto contenido de sodio. Enjuáguelos bien antes de agregarlos a una receta para eliminar parte de su sodio (hasta un 35 por ciento) u opte por variedades bajas en sodio o sin sal agregada. (Nuestras recetas se analizan con frijoles enlatados regulares enjuagados). O, si tiene tiempo, cocine sus propios frijoles desde cero.


Ensalada de 5 Frijoles con Vinagreta Dulce Es el día 21 del mes, lo que significa que es hora de otra publicación de Recipe ReDux. Este mes & # 8217s tema es First Cooking Recollections & # 8211 y nos pidieron que compartiéramos una historia sobre uno de nuestros primeros recuerdos de cocina. Lo curioso es que no puedo recordar un primero cocinando memoria, y supongo que & # 8217s porque había siempre algo cocinando. Rara vez conseguimos comida para llevar, pero estoy pensando en la década de los 70 (sí, soy super-viejo), y ni siquiera creo que la comida para llevar fuera una cosa en ese entonces. Éramos una de esas familias que siempre cenábamos juntos, cuando mi padre llegaba a casa del trabajo en el mismo tren desde el centro de Chicago, a la misma hora todas las noches. De vez en cuando, salíamos a comer chino (en familia) después de la misa obligatoria del sábado, pero más a menudo volvíamos a casa y hacíamos pizza. Cada uno tenía un trabajo: rodillo de masa, cortador de verduras, removedor de grasa de salchicha italiana, y recuerdo que a menudo era el rallador de queso. Tuve que usar un rallador de queso real, porque era la década de & # 821770 y no existía el queso previamente triturado, y el procesador de alimentos todavía era una idea brillante en la mente de su inventor. Oh, cómo odiaba ese rallador de queso. Mi madre siempre cocinaba, pero probablemente como la mayoría de los cocineros en los años & # 821770 e incluso gran parte de los & # 821780, experimentó con muchos & # 8220 alimentos convenientes & # 8221. Nuestras comidas estaban repletas de ingredientes como: Campbell & # 8217s crema de pollo o sopa de champiñones Queso Whiz Velveeta Tío Ben & # 8217s Minute Rice vegetales mixtos congelados Mezcla de sopa de cebolla Lipton Rollos de media luna Pillsbury (con perritos calientes y queso americano) Jello-O, y Mezclas para pasteles Dunkin Hines. Mi comida favorita de todos los tiempos & # 8211 que todavía preparé cuando salí de la universidad, fue & # 8220 Pollo alpino & # 8221. Si tiene cierta edad, puede recordar: pechugas de pollo deshuesadas y sin piel (todavía eran algo nuevo en ese entonces) cubiertas con queso suizo en rodajas, que se cubrió con crema de sopa de pollo mezclada con un poco de ese jerez de cocina que vino en una botella pequeña, y luego terminó con la mezcla de relleno de Pepperidge Farm y se horneó hasta que esté empapado y delicioso. ¡Oh Señor, eso estuvo bien! Te alegrará saber que hoy, mi madre cocina principalmente comidas a base de plantas, con muchos cereales integrales, a veces un poco de pescado, y no hay una lata de sopa Campbell a la vista. Esta receta de ensalada de frijoles es en realidad una de las recetas que incluyó en el libro de cocina que me hizo cuando conseguí mi primer apartamento, y aunque es una receta antigua, es bastante saludable. Aumento los frijoles de los 3 frijoles originales, a un total de 5 frijoles & # 8211 porque todos los frijoles o legumbres son muy buenos para ti. También reduzco un poco el azúcar y utilizo aceite de oliva en lugar del aceite de maíz original. Es un plato de acompañamiento básico en nuestra casa desde principios de primavera hasta finales de otoño. Por alguna razón, nunca pensé en hacerlo en invierno, pero tal vez eso debería cambiar. Si nunca ha preparado una ensalada de frijoles, no podrá creer lo fácil que es. Simplemente enjuague los frijoles enlatados, tírelos en un tazón con una cebolla en rodajas y vierta el aderezo. Durará varias semanas en el refrigerador y sabe mejor cuanto más tiempo reposa. También funciona muy bien para una comida al aire libre. Resumen de la receta

  • 1 cabeza de ajo, cortada en la parte superior 1 pulgada
  • 1/2 taza más 1 cucharada de aceite de canola
  • 2 cucharaditas de jengibre fresco pelado y finamente picado
  • 1/4 taza de vinagre de arroz sazonado
  • 1/2 cucharadita de mantequilla de maní suave
  • 1/2 cucharadita de gochugaru (hojuelas de pimiento rojo coreano) o pimienta de Alepo
  • 1/4 cucharadita de sambal oelek
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo tostado
  • Sal kosher
  • 5 cucharadas de aceite de canola
  • 1 libra de frijoles tiernos mezclados, como frijoles amarillos, frijoles verdes y morados y frijoles lengua de dragón, recortados
  • 1 cucharada de ajo picado
  • 1/4 taza de hojas de albahaca, más pequeñas hojas enteras para decorar
  • Sal kosher

Precaliente el horno a 450 ° C. Rocíe la parte superior de la cabeza de ajo con 1 cucharada de aceite de canola y envuélvala bien en papel de aluminio. Ase hasta que estén tiernos, de 45 minutos a 1 hora. Deje enfriar un poco, luego exprima los dientes de ajo y deseche la piel.

En una licuadora, tritura la mitad de los dientes de ajo (reserva los dientes restantes para otro uso) con el jengibre, el vinagre de arroz, la mantequilla de maní, el gochugaru y el sambal oelek. Con la máquina encendida, rocíe la 1/2 taza restante de aceite de canola y el aceite de sésamo hasta que se incorpore. Condimente la vinagreta con sal.

En una sartén grande, caliente 2 cucharadas de aceite. Agregue la mitad de los frijoles y cocine a fuego moderadamente alto, revolviendo ocasionalmente, hasta que estén dorados y crujientes y tiernos, aproximadamente 3 minutos. Transfiera a un tazón grande. Repita con otras 2 cucharadas de aceite y los frijoles restantes.

Limpia la sartén. Agregue la 1 cucharada restante de aceite y el ajo y cocine a fuego moderado, revolviendo, hasta que esté dorado, aproximadamente 2 minutos. Unte los frijoles con aceite de ajo. Agregue 1/2 taza de la vinagreta y la albahaca cortada y sazone con sal para cubrir. Transfiera a una fuente y decore con hojas enteras de albahaca. Sirva caliente.


Ensalada De Frijoles Con Vinagreta De Comino

El pasado día de Año Nuevo, unas horas después de regresar de un viaje de tres días a San Diego, dimos una gran jornada de puertas abiertas. Mi amiga Elizabeth dijo: "Bueno, puedes hacer eso, porque eres cocinera". Pero la verdadera razón por la que pude lograrlo fue el menú: una abundante tabla de quesos, panes interminables, tazones de barro llenos de mandarinas y varias ensaladas de buffet hermosas y generosas, la más importante son los guisantes de ojo negro con comino. -vinagreta perfumada.

En lugar de deteriorarse con el tiempo, las mejores ensaladas buffet mejoran. En lugar de marchitarse, los ingredientes se marinan en el aderezo y los sabores y texturas evolucionan y se profundizan.

Antes de partir para mi fin de semana largo el viernes, había cocinado los guisantes de ojo negro y había hecho la vinagreta, una combinación de vinagre, aceite de oliva, líquido de cocción de los frijoles, mostaza, comino, sal y ajo. Sabía que los frijoles se conservarían durante tres días si se refrigeraban en el aderezo (de hecho, se conservaron durante más de una semana, hasta que finalmente le quitamos las sobras). Cuando llegué a casa de San Diego, corté pimientos y cilantro y los agregué a los frijoles antes de colocar la ensalada en tazones grandes.

Los frijoles ya arreglados, limpié, descorazoné y corté varios bulbos de hinojo, más pimientos rojos y champiñones para una ensalada fabulosa que había perfeccionado un par de meses antes, cuando la preparé en un evento para 250 personas. Hacerlo por 40 tomó mucho menos tiempo (OK, lo confieso: le pedí a mi amigo Cliff que comprara, lavara y cortara las hierbas para ambas ensaladas, sabiendo que estaría fuera y extrañaría el mercado de agricultores, y que estaría presionado por el tiempo cuando Regresé). Esta ensalada tiene una vinagreta de limón. Mientras reposa, los champiñones absorben la marinada mientras que las otras verduras permanecen crujientes. Es ligero y celestial, y también bonito.

Las ensaladas que sostienen a menudo son el centro de mis bufés cuando estoy entreteniendo, especialmente para una multitud. Cuando vivía en París, todos los años organizaba una fiesta de Nochevieja que comenzaba alrededor de las 10 de la noche. y a menudo terminaba a la mañana siguiente cuando el Metro comenzaba a funcionar nuevamente (paran alrededor de la 1 am) La vinagreta de guisantes ojos negros era de rigor, pero también expuse otras ensaladas hechas con ingredientes como hinojo y pimientos rojos, endivias y manzanas, y pepinos: alimentos que no se marchitan.

Mi ensalada de verano estándar es una ensalada griega hecha con tomates, pepinos, pimientos, cebolla, queso feta y aceitunas, sazonada con orégano y / o menta y un simple aderezo de aceite y vinagre. Aunque las verduras tienden a sudar cuando se asienta la ensalada, conservan su crujido y el líquido que liberan sirve como una deliciosa salmuera con olor a feta y hierbas que es perfecta para empaparse con pan crujiente del campo.

Es bueno incluir una combinación de alimentos que puedan absorber líquido sin perder su integridad, como frijoles y champiñones, tomates y pepinos, y alimentos que tienden a mantener su crujido y jugar con el aderezo, como pimientos, hinojo, apio y cebolla. .

Estas ensaladas tienen otro gran atributo: no solo duran mucho tiempo una vez que las aliñas y las colocas, sino que también se pueden preparar con anticipación. Es mejor dejar algunos desnudos hasta que esté listo para ponerlos en el buffet, pero los frijoles estarán bien en su vinagreta en el refrigerador mientras usted se va de vacaciones de tres días.

Si está cocinando su plato principal a la parrilla, con una o dos de estas ensaladas en el menú, puede sacar todos los platos de acompañamiento de antemano. Las sobras también son buenas, no las tira, simplemente las seguirá comiendo hasta que se acaben.

Hay otra cosa fabulosa acerca de las ensaladas que aguantan: ¡no tienes que lavar ninguna lechuga!

Shulman es autor de "Mediterranean Light" y "Provencal Light" (ambos publicados por William Morrow).


17 recetas de ensalada de frijoles para el verano

Este aperitivo al estilo español viene en poco menos de 5 minutos, pero tiene un gran sabor. Las tiernas y cremosas habas de lima están cubiertas con aceite de oliva extra virgen, vinagre de jerez y una pizca de pimentón ahumado.

[Fotografía: J. Kenji López-Alt]

Las ventajas de las ensaladas de frijoles son muchas: son nutritivas, económicas y fáciles de preparar, y se conservarán bien en el refrigerador durante días. El principal inconveniente es que suelen ser aburridos. Incluso la frase "ensalada de frijoles" no se siente particularmente inspiradora, por lo general, no espera que vaya seguida de "¡Yay!" o "¡No puedo esperar por esa ensalada de frijoles!"

Pero hacer una ensalada de frijoles que sea práctica y apetecible es más fácil de lo que piensas. Cocina bien los frijoles, prioriza la creación de contrastes en textura y sabor y, hagas lo que hagas, ¡no escatimes en la vinagreta! Los frijoles absorben fácilmente el líquido, por lo que a menudo requieren más aderezo (y con un sabor más intenso).

¿Listo para cocinar? Continúe desplazándose para encontrar 17 ensaladas de frijoles que realmente esperará comer, incluida una ensalada de garbanzos ahumados con tocino y Cotija, una combinación simple de frijoles de arándano gordos y salmón escalfado tierno, y algunas ensaladas adecuadas para la temporada con judías verdes frescas y crujientes.


Vídeo relatado

Agregué frijoles pintos a los frijoles negros y garbanzos para realzar el sabor.También agregué pimiento rojo asado en cubitos, apio, comino y 1/2 cilantro de chile jalapeño en lugar de perejil y un poco de jugo de lima.

Obtiene 4 tenedores por ser estúpidamente fácil y súper sabroso. Lo hago como está. Para las personas que dicen que esto es insípido, les recomiendo un buen vinagre balsámico y un buen aceite de oliva. Hace toda la diferencia del mundo.

Una buena ensalada básica, pero poco sazonada. Necesitaba cítricos.

Hago esto todo el tiempo. Es fácil, rápido, saludable y sabe muy bien. Encuentro que mejora aún más cuanto más tiempo permanece en el refrigerador. Lo único que hago diferente a la receta original es que agrego un poco más de vinagre balsámico y un poco menos de aceite. ¡Delicioso!

Modifiqué esto, no tenía frijoles negros ni perejil, así que solo usé garbanzos, cebolla roja, aceite de oliva, vinagre balsámico, ajo, sal, pimienta y comino.

¡Este se ha convertido en uno de los favoritos de nuestro vecindario! Yo uso frijoles cannelini en lugar de garbonzos. También utilizo menos aceite y agrego algunos pepinos. ¡Estoy de acuerdo con otros carteles en que el pimiento rojo también sería genial!

Vaya, hago esto todo el tiempo. Creo que lo preparé para cada picnic el verano pasado; es muy fácil & quot; jugar & quot; si es necesario, pero me gusta tal como está. Muy bueno y bueno para ti también :-)

Muy suave, incluso con la adición de pimiento rojo cortado en cubitos. Sigue buscando, tiene que haber mejores recetas que esta.

La primera vez que hice esta receta exactamente como está escrita. Es muy bueno, pero hice un par de cambios simples que creo que realmente lo mejoraron. Usé perejil y cilantro y agregué comino seco, ¡mmm!

Jugué un poco con esto, pero mantuve la idea igual: usé frijoles negros, maíz, dos tomates y mantuve el resto igual. ¡A mi familia le encantó!

¡Delicioso! Hago esta receta todo el tiempo y me encanta. Es delicioso como está escrito, o se sirve en hojas de lechuga (Bibb es encantador) o arroz amarillo. Casi siempre agrego pimiento rojo cortado en cubitos y apio y, a veces, jalapeños frescos cortados en cubitos. ¡mmm!

Un buen giro en el tema de la ensalada de frijoles. Lo hice como estaba escrito, y alguien en la fiesta dijo que era la mejor ensalada de frijoles que había comido.

¡Gran ensalada para usar como guarnición o sola! Agregué maíz, como sugirió otro crítico, ¡y fue excelente!

He hecho esto dos veces, una vez con garbanzos, una vez con cannellini, realmente no hace ninguna diferencia. Agregué el pimiento rojo como se sugirió en revisiones anteriores Y un poco de maíz congelado blanqueado. Aumentó el balsámico en una cucharada. ¡GUAU! colorido, sabroso y saludable. Mi esposo lo quiere todos los días con su sándwich a la hora del almuerzo. Le agregará atún en climas cálidos y lo tendrá como plato principal. ¡Este es un guardián!

Además de los ingredientes enumerados, puse la mitad de los tomates uva pequeños y también pique el pimiento rojo. Esta es nuestra ensalada de frijoles favorita, colorida, saludable y deliciosa. Todos siempre piden la receta.

Gran receta, fácil de hacer y con un sabor excelente. Agregué pimientos rojos para darle color, lo que marcó una gran diferencia y sabía muy bien.

Fácil y ligero. Agregué algunos frijoles rojos e hice menos aceite, más vinagre balsámico. ¡Excelente!

¡¡Delicioso !! Excelente plato fácil para BBQ & # x27s de verano. Agregué tomates cortados en cubitos.

¡Delicioso! Agregué pimiento rojo y verde cortado en cubitos. le dio un agradable crujido. También usé cilantro en lugar de perejil (tomé el equivocado en la tienda de comestibles) y le agregó un sabor agradable. ¡Genial para una barbacoa dominical!

Tiempo de nido incluiré menos cebolla, fue un poco abrumador para mi gusto.

sabroso y extremadamente saludable. A la familia le encantó y solo me pidió que agregara judías verdes también. La próxima vez, sin embargo, reduciré un poco el ajo. fue un poco abrumador.

Mi esposo y yo estamos locos por esta receta, es el sueño vegetariano de una persona perezosa con un par de sabores fuertes y maravillosos que le dan un poco de mordisco a los frijoles. A menudo doblo la receta y obtenemos varias comidas, también es un favorito en la comida de mi oficina. Ajo, cebollas, aceite de oliva, legumbres: cómalo con suficiente frecuencia y vivirá para siempre.

Este fue súper rápido y fácil de hacer, y es un bocadillo realmente sabroso y nutritivo. ¡Me hizo esperar la temporada de picnic!

A mi esposo y a mí nos encanta esta receta. Es genial tener una guarnición baja en grasa en el refrigerador para el almuerzo o simplemente para picar. Súper fácil y rápido.

Ensalada perfecta para llevar a una reunión. Gran gusto y agrada a un gran público. Agregué un poco más de balsámico, pensé que la cantidad de ajo era la correcta y agregué pimiento rojo. Lo intentaré la próxima vez con apio y pepino también, para obtener más crujido.