Recetas tradicionales

El Salón de la Fama de las Comidas Diarias: M.F.K. Pescador

El Salón de la Fama de las Comidas Diarias: M.F.K. Pescador

Con la ayuda de El consejo de comidas diarias, hemos seleccionado 10 figuras clave de la historia de la alimentación para homenajear este año en nuestro Salón de la Fama. Aquí, Kelly Alexander, miembro del Consejo con sede en Carolina del Norte, autora, comentarista de radio y maestra de redacción de alimentos, explica por qué el autor M.F.K. Fisher pertenece a la lista.

Las circunstancias ideales para una infancia de escritor, una en la que el menor no tiene más remedio que convertirse en una mujer o un hombre de letras, se discute entre los tipos literarios, pero hay algunos puntos en común en los que podemos basarnos: el niño debe ser muy inteligente (tanto es así, podría argumentar que un salón de clases tradicional es aburrido), un forastero o un paria de alguna manera (tal vez debido a los sospechosos habituales de raza, clase, religión, género o alguna combinación de los mismos), y portador del tipo de curiosidad precoz que lleva a la etiqueta de "alborotador". Mary Frances Kennedy Fisher (1908-1992), la gran ensayista gastronómica estadounidense, cumplió las tres condiciones.

Ella también procedía de una familia de escritores. Nacida de un periodista de cuarta generación, Rex Kennedy, se mudó con su familia, cuando era niña, desde su lugar de nacimiento de Albion, Michigan, a Whittier, California, donde su padre había comprado The Whittier News. Whittier era una ciudad predominantemente cuáquera y los Kennedy eran episcopales, una diferencia que imprimió en la infancia de Mary Frances la sensación de estar en el exterior mirando hacia adentro: "Los episcopales eran el tercer mundo en Whittier", dijo en una entrevista poco antes de su muerte. . "Escribí un libro sobre mi infancia, y quería llamarlo 'Child of an Inner Ghetto'". El libro, publicado en 1970, se llama Entre amigos.

Describiéndose a sí misma como una “niña altiva” y una lectora insaciable en una casa llena de libros y escritores de periódicos visitantes, también tenía una cocinera familiar que le daba lecciones de cocina. Lo que no tenía era mucho entusiasmo por la escuela. Ella abandonó la universidad cuatro veces, contenta con leer y escribir, pero sin hacer mucho más. Mientras estaba inscrita en su última escuela, UCLA, se enamoró de un brillante solitario, un estudiante de doctorado en literatura llamado Alfred Fisher. Se trasladaron a Dijon, Francia, en 1929 para realizar sus estudios.

Dijon fue donde el amor de Fisher por la escritura y su compromiso con la comida se fusionaron. Comenzó su verdadero trabajo como ensayista. Comenzó a escribir piezas que usaban la comida como metáfora de todos los temas importantes de la vida, incluidos el amor y la pérdida. Sobre la decisión de tomar la comida como tema, escribió en su libro El yo gastronómico, publicado en 1943: “La gente me pregunta: '¿Por qué escribe sobre comida, comer y beber? ¿Por qué no escribes sobre la lucha por el poder y la seguridad, y sobre el amor, como lo hacen los demás? Lo preguntan con tono acusador, como si yo fuera de alguna manera grosero, infiel al honor de mi oficio. La respuesta más fácil es decir que, como la mayoría de los humanos, tengo hambre. Pero hay más que eso. Me parece que nuestras tres necesidades básicas, la alimentación, la seguridad y el amor, están tan mezcladas, mezcladas y entrelazadas que no podemos pensar directamente en una sin las otras. Entonces sucede que cuando escribo sobre el hambre, realmente estoy escribiendo sobre el amor y el hambre de él, y la calidez y el amor y el hambre de él ".

La cita es un ejemplo selecto de la voz que Mary Frances adoptó para sí misma, una con un inconfundible aire de autoridad, una cierta impaciencia y mal humor, y un intenso deseo de evocar el poder de una buena comida o un sabor fuerte disfrutado audazmente. Ella creía que "[A] l casi todas las personas tienen algo secreto que le gusta comer" (en Sírvelo adelante, 1937); describió la "vida espantosa pero emocionante" que lleva una ostra (en Considere la ostra, 1941); y dio el consejo de que si uno encuentra un lobo en la puerta de uno, el mejor curso de acción es invitarlo a entrar y cenar con él (en Cómo cocinar un lobo, 1942).

En una carrera que abarcó más de 60 años, logró promover la forma de lo que hoy consideramos "escritura de alimentos", llevándolo de poco más que una nota que acompaña una receta sobre la procedencia de la fórmula a una obra de considerable encanto literario y apasionada. Lo hizo en unos 27 libros, entre ellos novelas, colecciones de sus famosos ensayos e innumerables artículos para publicaciones como New Yorker y Vogue.

Fisher no era menos colorida en su vida personal que en la página. Una gran belleza fotografiada por Man Ray, dijo de sí misma: "No era tan bonita como para no tener que hacer otra cosa". Su matrimonio con Fisher, aunque le dio un boleto a Europa y una entrada al mundo de la cocina francesa, la dejó fría. Lo dejó a los dos años por el amor de su vida: la pintora Dillwyn Parrish, 14 años mayor que ella, prima del artista Maxfield Parrish y amiga de Mary Cassatt. Vivían en Suiza y en una cabaña en las montañas de San Jacinto de California, donde, según todos los informes, compartían una relación maravillosamente apasionada. Pero Parrish estaba plagado de mala salud debido a que fumaba mucho y a haber sufrido desnutrición severa durante la Primera Guerra Mundial. En algún momento de su matrimonio de siete años, contrajo la terrible enfermedad de Buerger, una condición inflamatoria progresiva del sistema circulatorio que resultó en la pérdida de una pierna, dolor constante y la amenaza de más amputaciones de miembros. Parrish se suicidó en 1941, cuando tenía 47 años. Las memorias de Fisher de su relación, Quédate conmigo, consuélame: diarios e historias 1933–1941, contiene algunos de sus escritos más conmovedores y menos inspirados en la comida. "No conozco a nadie en los Estados Unidos hoy en día que escriba mejor prosa", dijo el poeta W.H. Auden en 1963.

En 1944 se casó con su tercer marido, el editor Donald Friede, con sede en Nueva York, con quien tuvo dos hijas. Sus conexiones con el mundo editorial le dieron un estatus privilegiado con publicaciones periódicas, incluidas Atlantic Monthly, Town & Country y Gourmet. En este punto de su carrera, Fisher era una celebridad; un escritor que vale la pena conocer. “No conozco a nadie en los Estados Unidos hoy que escriba mejor prosa”, dijo el poeta W.H. Auden en 1963.

Mary Frances dijo que finalmente "tuvo que irse" de Friede porque no quería tener hijos. Dejó Nueva York en el proceso y se mudó a California con sus hijas para cuidar a sus padres enfermos. Pasó el resto de su vida viajando entre Francia, Suiza y California, trabajando y escribiendo, sobre todo produciendo una traducción de Jean Anthelme Brilliat-Savarin's La fisiología del gusto. También produjo decenas de artículos de revistas y un libro sobre cocina provincial francesa que fue parte de la famosa serie Time-Life Foods of the World.

Desde 1970 hasta su muerte en 1992, Fisher vivió en la finca de la bodega Glen Ellen en Santa Helena, California, en una casa construida especialmente para ella por el dueño de la bodega, su amigo y fanático, el arquitecto David Bouverie. Sus artículos están archivados en la Biblioteca Schlesinger de la Universidad de Harvard, junto con la colección de libros de cocina más grande del mundo, lo que sin duda la complacerá. Como ella escribió en Sírvelo adelante, "La calefacción central, los productos de caucho franceses y los libros de cocina son tres pruebas asombrosas del ingenio del hombre para transformar la necesidad en arte y, de ellas, los libros de cocina son quizás los más deliciosos para siempre".

Encuentre el Salón de la Fama de las Comidas Diarias aquí.


Fallece la fundadora de Les Dames d'Escoffier International a los 96 años

Carol Brock, periodista gastronómica, filántropa y fundadora de Les Dames d'Escoffier International ha fallecido. Ella tenía 96 años.

Durante su carrera culinaria de siete décadas, Brock defendió a las mujeres en las industrias de alimentos, bebidas y hotelería. Fundó el capítulo inaugural de la ciudad de Nueva York de LDEI en 1976. Bajo su liderazgo, LDEI ha formado 45 capítulos con más de 2.400 miembros en todo el mundo.

“En su corazón, Carol era una visionaria, una mujer con una determinación, pasión y motivación feroces”, dijo Bev Shaffer, presidente de LDEI, en un comunicado. “Como fundadora de Les Dames d'Escoffier International, no estaba satisfecha con las oportunidades que otros pensaban que eran 'suficientemente buenas' para una mujer profesional y no tenía miedo de preguntar '¿y si?' Su legado nos inspirará a soñar más, aprender más y ser más ... todo mientras nos envuelve el recuerdo de su sonrisa siempre presente ".

La carrera gastronómica de Brock comenzó en 1944 cuando trabajó como editora asistente de alimentos en Buen cuidado de casa revista donde desarrolló recetas y practicó la fotografía de alimentos. También fue editora colaboradora de varios libros de cocina de Good Housekeeping y coautora de "The Good Housekeeping Party Book". Más tarde, se convirtió en la editora de alimentos de Revista para padres.

En 1971, Brock trabajó como reportero de alimentos para el Noticias diarias de Nueva York. Después de que ella se retiró de la Noticias diarias ella contribuyó como crítica de restaurantes para el Libro mayor de tiempos en Queens, Nueva York. También se desempeñó como Coordinadora de Artes Culinarias para el Programa de Educación para Adultos de Great Neck durante 25 años.

Recibió una carta del Capítulo de Les Amis d'Escoffier de Nueva York en 1973. Su intención era ganar visibilidad y elevar a las mujeres en el espacio culinario. Brock dijo: "No queríamos una sociedad gastronómica. Queríamos mostrar lo que podían hacer las mujeres. Queríamos elevar el techo de Pyrex ".

Brock tiene el título de Grande Dame, un honor otorgado por LDEI por sus contribuciones filantrópicas y educativas excepcionales al mundo culinario. Los destinatarios incluyen M.F.K. Fisher, Julia Child, Marcella Hazan, Alice Waters, entre otros.

En recuerdo del legado de Carol Brock, se pueden hacer donaciones al Brock Circle de LDEI, el fondo homónimo de Brock que permite a LDEI brindar más oportunidades para servir a sus miembros y comunidades a través de la educación y la mejora en las industrias de alimentos, bebidas y hotelería.


Contenido principal

¡Sintonice todo el día el domingo 30 de mayo y el lunes 31 de mayo para ver películas románticas y sus estrellas favoritas de Hallmark Channel!

Vista previa - Noches de verano - Películas completamente nuevas

¡Hallmark Channel es su destino para películas románticas completamente nuevas los sábados por la noche a las 9 / 8c a partir del 5 de junio!

Sabiendo que se necesitan el uno al otro para avanzar en sus carreras, dos coanfitriones de un programa de viajes ambientado en Hawái se enfrentan por sus ideas de producción, pero pronto se dan cuenta de que se equilibran entre sí, dentro y fuera de la pantalla. Pascale Hutton, Kavan Smith.

Las estrellas de las noches de verano

16 artículos imprescindibles para el verano

La pasión de Matt transforma su pan de suave a extraordinario. Cuando su pan pierde su magia, los habitantes de la isla entran en pánico y recurren a Annie, la amiga de la infancia de Matt y su verdadero amor en busca de ayuda. Estrellas Eloise Mumford, Brant Daugherty.

La organizadora de eventos Victoria está ansiosa por asistir y planificar la boda de su mejor amiga en París. Pero cuando se entera de que su ex traerá una cita, se vuelve a conectar con su amigo por correspondencia francés de la infancia. Estrellas Mallory Jansen, Joshua Sasse.

On Location - Good Witch - Noche de cine en el parque

¡Ve detrás de escena de Good Witch para ver más de cerca la Noche de cine en el parque!

En el lugar - Buena bruja - Conoce a Maxine

¡Descubre más sobre la prima de Martha, Maxine!

Compra el look - Good Witch

Good Witch - Noticias de la temporada 7

On Location - Good Witch - Temporada 7

¡Las estrellas de "Good Witch" te llevan detrás de escena para una emocionante mirada a la nueva temporada del programa!

Prueba de personaje de bruja buena

Sabiendo que se necesitan el uno al otro para avanzar en sus carreras, dos coanfitriones de un programa de viajes ambientado en Hawái se enfrentan por sus ideas de producción, pero pronto se dan cuenta de que se equilibran entre sí, dentro y fuera de la pantalla. Pascale Hutton, Kavan Smith.

La pasión de Matt transforma su pan de suave a extraordinario. Cuando su pan pierde su magia, los habitantes de la isla entran en pánico y recurren a Annie, la amiga de la infancia de Matt y su verdadero amor en busca de ayuda. Estrellas Eloise Mumford, Brant Daugherty.

La organizadora de eventos Victoria está ansiosa por asistir y planificar la boda de su mejor amiga en París. Pero cuando se entera de que su ex traerá una cita, se vuelve a conectar con su amigo por correspondencia francés de la infancia. Estrellas Mallory Jansen, Joshua Sasse.

¡Entra en calor con las & # 39s & quotSummer Nights & quot de Hallmark Channel con películas y series originales este verano!

San Valentín en el viñedo

La forma elegante de Orly Shani de ponernos de pie.

Steve Rhee - Chuletas de cordero con Tzatziki

Steve Rhee, chef ejecutivo de Kiki on the River, hace chuletas de cordero con Tzatziki y obtiene el sello griego de aprobación de Debbie.

Kym Douglas comparte consejos para agregar lujo a su experiencia de campamento.

La flor de amapola es un símbolo de respeto por quienes han perdido la vida al servicio de nuestro país. Ken Wingard comparte cómo crearlos como un tributo especial del Día de los Caídos.

Haylie Duff & # x27s Veggie Spring Rolls - Hogar y familia amp

La versión saludable de Haylie Duff de los rollitos de primavera es apta para niños y tiene muchos colores y sabores. Obtén la receta aquí.

Casita para pájaros DIY Mid-Century - Hogar y familia de amplificadores

Ken Wingard comparte cómo hacer una casita para pájaros moderna de mediados de siglo de bricolaje. Ningún pájaro volará en este magnífico gallinero. Obtenga las instrucciones completas aquí.

Morning Show Misterios Muerte por diseño

Misterios perfectos de la imagen

Bubbly Sesh de Hallmark Channels | Canales Hallmark y podcast oficial # x27

Organizado por Jacks and Shawl, ¡The Bubbly Sesh es el destino de todo lo relacionado con Hallmark Channel! Las chicas analizan tus películas favoritas mientras exploran las relaciones, el amor y la realización de películas. Esté atento a los invitados especiales, incluidos los conocedores de Hollywood, los comediantes, los amigos y tal vez incluso uno o dos de Hallstar. ¡Se lanzan nuevos episodios cada semana!


John T. Edge

El influyente autor y editor nacido en Georgia, John T. Edge, sobre la rica y diversa cultura gastronómica del Sur ha llegado a una audiencia de gran éxito, al tiempo que ha fomentado una comprensión nueva y más profunda de la historia de la región.

Nacido en Clinton, Georgia, Edge fue a la escuela en la cercana Macon, donde se graduó de Tattnall Square Academy en 1980. Asistió a la Universidad de Georgia a mediados de la década de 1980, pero se fue sin un título. Más tarde, Edge completó su trabajo de pregrado en la Universidad de Mississippi y obtuvo un título de posgrado en Estudios del Sur (MA, 2002). En 2012, Edge obtuvo un MFA en escritura creativa de Goucher College en Maryland.

Edge trabajó en Atlanta en ventas y marketing durante varios años, luego, en 1995, abandonó un trabajo de consultoría de gestión para mudarse a Oxford, Mississippi. Con la intención de estudiar las relaciones raciales en Ole Miss, Edge se sintió especialmente atraído por el trabajo realizado por historiadores y trabajadores de historia oral en el Centro para el Estudio de la Cultura del Sur (CSSC).

"Me avergonzaba profunda y profundamente ser del Sur. Y amaba mi lugar y estaba orgulloso como podía estar de algunas de las creaciones culturales del Sur y de la gente que conocía. Y me presenté [para trabajar en el Centro] para tratar de resolver esas dos cosas ", dijo Edge a un entrevistador de Foodways Alliance en 2010.

Justo antes de mudarse a Mississippi, Edge y un par de amigos habían publicado lo que sería su primer esfuerzo en la escritura de alimentos. Una pequeña guía para comer y beber en Atlanta, Belly of Atlanta: una guía local de los buenos lugares Se concentró en lugares de reunión con sabor local, y Edge regresó a Atlanta para vender la guía a los visitantes olímpicos de Atlanta en el verano de 1996.

En Ole Miss, Edge comenzó a estudiar las intersecciones entre la historia del sur y la comida del sur. Para su tesis, Edge escribió sobre un debate de 1931 en el Constitución de Atlanta editoriales, una "pelea por la comida" que estalló cuando el editor Julian Harris y el gobernador de Louisiana, Huey Long, tenían opiniones diferentes sobre si mojar o desmenuzar el pan de maíz en potlikker. En medio de sus estudios de posgrado, Edge organizó el primer Simposio de Vías Alimentarias del Sur en el CSSC en 1998, y poco después se fundó la Alianza de Vías Alimentarias del Sur ("dedicada a la documentación y celebración de las diversas culturas alimentarias del sur de Estados Unidos"), con Edge como su director.

Desde entonces ha escrito o editado más de una docena de libros, incluido el volumen de Foodways de la Nueva enciclopedia de la cultura sureña. Edge es editor de series de Estudios de la Alianza de Vías Alimentarias del Sur en Cultura, Gente y Lugar, publicado por University of Georgia Press.

Un editor colaborador en Pistola de jardín y amplificador, Edge también ha sido columnista recurrente de la Oxford americano, y durante tres años escribió la columna mensual & ldquoUnited Taste & rdquo para el New York Times. Es autor o coautor de guías sobre Nueva Orleans, Georgia y el "sur profundo", y su trabajo en revistas y periódicos ha aparecido en once ediciones de la compilación Best Food Writing. Ha ganado tres premios de la Fundación James Beard y, en 2012, la Fundación otorgó a Edge el M.F .K. Premio Fisher Distinguido a la Escritura.

Edge se ha desempeñado como curador culinario para la edición de fin de semana de NPR & rsquos Todas las cosas consideradas, y ha aparecido en docenas de programas de televisión de CBS Sunday Morning a Iron Chef. Edge también es el presentador del programa de televisión "TrueSouth", que se transmite por ESPN y SEC Network. Desde 2015, Edge ha trabajado con el programa MFA de la Universidad de Georgia en redacción de medios narrativos.

Edge vive en Oxford, Mississippi, con su esposa, Blair Hobbs, profesora, escritora y pintora. Tienen un hijo, Jess.

Bibliografía

Los siguientes libros de John T. Edge se encuentran en la biblioteca de libros raros y manuscritos de Hargrett:

Vientre de Atlanta. Con Nelson D. Ross y Boyd Baker. Atlanta, Ga.: Intown Publishers, 1996

A Gracious Plenty: Recetas y recuerdos del sur de Estados Unidos. Nueva York: Putnam, 1999.

Southern Belly: La mejor guía para los amantes de la comida en el sur. Atenas, GA: Hill Street Press, 2000.

Georgia. Oakland, CA: Guías estadounidenses de Compass, 2000.

Georgia. [2ª ed.] Oakland, CA: Compass American Guides, 2001.

Libro de cocina de la casa de huéspedes de la Sra. Wilkes: Recetas y recuerdos de su mesa de Savannah. Berkeley, CA: Prensa de diez velocidades, 2001.

Georgia. [3ª ed.] Oakland, CA: Compass American Guides, 2006.

La nueva enciclopedia de la cultura sureña: Foodways (Editor). Chapel Hill: Prensa de la Universidad de Carolina del Norte, 2007.

El libro de cocina de la comunidad de Southern Foodways Alliance. Edge, John T. y Roahen, Sara, editores. Prensa UGA, 2010.

Southern Belly: el mejor compañero para los amantes de la comida en el sur de Estados Unidos. 2012.

Los papeles de Potlikker: una historia alimentaria del sur moderno. Penguin Press, 2017.

The Larder: métodos de estudios alimentarios del sur de Estados Unidos. / editado por John T. Edge, Elizabeth S. D. Engelhardt y Ted Ownby.

The Truck Food Cookbook: 150 recetas y divagaciones de los mejores restaurantes sobre ruedas de Estados Unidos. Nueva York: Workman, 2012.


3 autores de libros de cocina de Chicago entre los finalistas del premio culinario

Tres libros de cocina escritos por habitantes de Chicago se encuentran entre los finalistas de un prestigioso premio culinario de la Asociación Internacional de Profesionales Culinarios.

"Prep School", un libro que recopila las columnas de métodos y técnicas de cocina de James P. DeWan que han aparecido en Good Eating durante los últimos ocho años, es finalista en la categoría de compilaciones. "El arte de la pastelería francesa" de Jacquy Pfeiffer, decano de asuntos estudiantiles de la reconocida Escuela de Pastelería Francesa de Chicago, fue nominada en la categoría de repostería. Y "El libro de cocina de Cerdeña: La cocina y la cultura de una isla mediterránea" de Viktorija Todorovska fue reconocido en viajes culinarios.

La IACP es un grupo de chefs, restauradores, escritores y otros profesionales del mundo de la alimentación y las bebidas. Los premios de libros de cocina de la asociación, que se anunciaron el martes, están bien considerados como un sello de calidad e innovación.

Los ganadores del premio al libro de cocina, junto con los de periodismo gastronómico y medios digitales, se anunciarán el 15 de marzo en la conferencia anual de la asociación, que se celebrará en Chicago.

DeWan, cuya columna aparece mensualmente en Good Eating, es instructora culinaria en Kendall College. Pfeiffer es cofundador de la Escuela de Pastelería Francesa e instructora allí. Todorovska es consultor de alimentos y vinos (http://www.olivacooking.com/) y autor de libros de cocina.

La siguiente es una lista parcial de los finalistas del premio al libro de cocina. Para obtener una lista completa de los finalistas del premio, haga clic aquí.


Finalistas del Salón de la Fama de la Comida de Arkansas 2021 (por categoría)

Salón de la fama de la comida de Arkansas
Pollo AQ & # 8211 Springdale
Asador Colonial & # 8211 Pine Bluff
Rey Lechero & # 8211 Portia
Cerdo Dixie & # 8211 Blytheville
Feltner & # 8217s Whatta-Burger & # 8211 Russellville
Herman & # 8217s Ribhouse & # 8211 Fayetteville
K Hall & # 038 Sons Produce & # 8211 Little Rock
Kream Kastle y # 8211 Blytheville
Monte Ne Inn & # 8211 Rogers
Ohio Club y # 8211 Hot Springs
Neal & # 8217s Cafe & # 8211 Springdale
Estrella de la India y # 8211 Little Rock
Trio & # 8217s Restaurant & # 8211 Little Rock

Propietario del año
Deluca & # 8217s Pizzeria & # 8211 Hot Springs
La colmena & # 8211 Bentonville
Pine Bluff Country Club y # 8211 Pine Bluff
Estrella de la India y # 8211 Little Rock
Trio & # 8217s Restaurant & # 8211 Little Rock

Eventos con temática gastronómica
Festival de pan de maíz de Arkansas y # 8211 Little Rock
Festival del tomate rosado del condado de Bradley y # 8211 Warren
Magnolia Blossom Festival & # 038 World Championship Steak Cook-Off & # 8211 Magnolia
Cena Anual de Espaguetis de la Iglesia Católica Our Lady of the Lake & # 8211 Lake Village
Festival de la uva de Tontitown y # 8211 Tontitown
Campeonato Mundial Duck Gumbo Cookoff & # 8211 Stuttgart

Ido pero no olvidado
Browning & # 8217s Mexican Grill & # 8211 Little Rock
Casa Dairy Hollow y # 8211 Eureka Springs
Habib & # 8217s Café y delicatessen & # 8211 Helena
Roy Fisher & # 8217s Steak House & # 8211 North Little Rock
Tío John & # 8217s & # 8211 Crawfordsville

Premio People & # 8217s Choice
El premio People's Choice Award se otorga al restaurante que recibió más nominaciones. Haga clic aquí para ver todos los nominados.


Lewis adquirió sus habilidades culinarias y su amor por la frescura y la estacionalidad al crecer en Freetown, donde esas cosas eran parte de la vida. Aprendió la mayor parte de su cocina de su tía Jenny. Usaban una estufa de leña para cocinar y no tenían cucharas medidoras ni balanzas, por lo que en su lugar usaron monedas, amontonando polvo de hornear en monedas de un centavo, sal en monedas de diez centavos y bicarbonato de sodio en monedas de cinco centavos. Se dice que Lewis pudo saber cuándo se hizo un pastel con solo escuchar el sonido que estaba haciendo.

Lewis dejó Freetown a los 16 años después de la muerte de su padre. Primero, se mudó a Washington, D.C. y, finalmente, a la ciudad de Nueva York. Sus primeros trabajos en la ciudad de Nueva York incluyeron planchar en una lavandería y como empleada de la Trabajador diario, un periódico. También participó en manifestaciones políticas e hizo campaña para el presidente Franklin D. Roosevelt.


Compra buenos libros, haz una gran obra

La mayoría de nosotros, cuando nos toca algo que hemos leído, reflexionamos sobre ello brevemente y luego seguimos adelante, arrastrados por la marea de nuestra vida diaria. No Luisa Weiss no esta vez.

Weiss, propietaria del popular blog Wednesday Chef y autora del nuevo libro de cocina "My Berlin Kitchen", estaba tan conmovida por una serie de periódicos reciente sobre una familia sin hogar que vivía en la ciudad de Nueva York que decidió hacer algo al respecto.

Ella está subastando una parte considerable de su colección de libros de cocina, y las ganancias se destinarán al Invisible Child Fund creado por la Legal Aid Society de Nueva York para el beneficio de los niños sin hogar.

Y en lugar de pasar por EBay u otra casa de subastas en línea, ella misma lo está ejecutando. Para pujar, simplemente deje un comentario en su blog junto con su nombre.

Entre los libros que se ofrecen hay algunos hallazgos reales: una copia del libro de culto de la chef de postres Claudia Fleming, "The Last Course", cuesta $ 225 (aún menos de lo que está tirando en el mercado de libros usados). Ese es también el precio actual de lo que se anuncia como una copia en "buena condición, limpia y sin usar" del libro Time-Life Foods of the World sobre la Francia provincial, escrito por M.F.K. Pescador.

Una copia firmada de "Ad Hoc at Home" de Thomas Keller cuesta $ 100. Deb Perelman, la popular bloguera y autora de "The Smitten Kitchen Cookbook" dice que igualará el precio de venta de su libro, que ahora es de $ 100.

No todo es tan caro o coleccionable. Hay algunos libros que cuestan entre $ 15 y $ 20.

"No he podido dejar de pensar en la familia, y en los miles que les gusta" desde que leí la serie, escribe Weiss. “Cuando me ducho solo y sin que me molesten, cuando veo a [su hijo] Hugo comer su cena que no tengo problemas para poner sobre la mesa, cuando me recuesto en mi cama limpia y tranquila por la noche para leer, pienso en todo estas pequeñas cosas tontas que componen mi vida cotidiana y lo completamente fuera de alcance que están para una niña y una familia que simplemente ha tenido la mala suerte de nacer en circunstancias diferentes a las mías ".


Laurie Colwin: una confidente en la cocina

Emily Gould estaba de pie en una cocina del Upper West Side un sábado por la noche y miró dentro de una sartén con migas incrustadas llena de crema de espinacas. “En el metro sufrió un poco”, dijo.

Fue un momento que podría haber aparecido en un ensayo de la escritora gastronómica Laurie Colwin, cuyas recetas estaban en el menú esa noche. La Sra. Gould es una escritora cuya primera novela saldrá este verano, y el apartamento pertenece a su amiga Sadie Stein, editora colaboradora de The Paris Review. Ambos se juntan con un público joven, literario y obsesionado con la comida, y se habían reunido con dos amigos para comer pollo a la mostaza al horno y esa crema de espinacas, debatiendo y rindiendo homenaje a un escritor cuyo trabajo se desborda de reuniones centradas en la estufa como esta. uno.

La Sra. Colwin fue una autora, autodenominada como una "vaga refinada" y una apasionada e idiosincrásica cocinera casera que murió en 1992, cuando los miembros de este salón aún estaban en la escuela primaria. Durante su vida, se ganó una reputación ante todo como novelista y compositora de relatos breves delicadamente calibrados. Pero en los años transcurridos desde su muerte, a la edad de 48 años, sus seguidores solo han crecido, y su escritura altamente personal sobre alimentos, recopilada en los libros "Cocina casera" y "Más cocina casera", ha atraído a una nueva generación dedicada al culto. de lectores. Sus reflexiones, anécdotas y recetas extrañamente imprecisas y no del todo confiables aparecen con regularidad en los blogs de comida. Lo cual tiene sentido, porque a pesar de que la Sra. Colwin expresó cautela sobre la tecnología y escribió sus ensayos (la mayoría de ellos para la revista Gourmet) en una máquina de escribir Hermes Rocket de color verde menta, hay algo en su voz, transmitida en prosa conversacional, que parece un presagio del boom de blogs que seguiría.

"Pienso en ella como una especie de proto-bloguera", dijo Mitchell Davis, vicepresidente ejecutivo de la Fundación James Beard, que en 2012 incorporó a Colwin a su salón de la fama de los libros de cocina. "Yo diría que es una figura de transición entre M. F. K. Fisher y Julie Powell".

Imagen

Ruth Reichl, escritora, editora y ex crítica de restaurantes del New York Times, dijo: “Quieres estar en la cocina con ella, ese es su secreto. Ella es la mejor amiga que todos queremos. Ella nunca te habla mal ".

A su vez, se han formado amistades en torno a su trabajo. La Sra. Stein, de 32 años, aprendió por primera vez "Cocina casera" cuando tenía 9 o 10 años. Sus padres lo tenían en la casa en Hastings-on-Hudson, Nueva York. . Años más tarde, una pasión compartida por la visión colwinesca de la comida y la vida la unió para esas cenas con la Sra. Gould Ruth Curry, que trabaja en publicaciones, y Lukas Volger, autor de libros de cocina y emprendedor.

Acólitos como Stein y Gould no se limitan a leer a Laurie Colwin. Ellos revisan sus pasajes una y otra vez, y desarrollan un apego al estilo de un ángel de la guarda hacia ella. Cuando la Sra. Reichl llegó a Gourmet como editora en jefe, en 1999, descubrió en su oficina un alijo de unas 400 cartas de admiradores en duelo que habían escrito a la revista después de la muerte de la Sra. Colwin. El "primer acto" de la Sra. Reichl como editora, dijo, fue enviar las cartas al esposo de Colwin, Juris Jurjevics, fundador de la editorial Soho Press que vive estos días en Park Slope, Brooklyn.

La mayoría de los escritores gastronómicos profesionales solo pueden soñar con conectarse con una audiencia de esa manera. “Cuando fui por primera vez a Gourmet, todos los escritores que vinieron dijeron que querían ser la próxima Laurie Colwin”, dijo la Sra. Reichl.

Para los partidarios de la Sra. Colwin, sus ensayos se destacan como un antídoto para las fotos de revistas brillantes y brillantes en las que personas hermosas y despreocupadas saborean una variedad de maravillas gastronómicas alrededor de las mesas de picnic en alguna granja en Umbría, con rayos de luz solar de Spielberg que iluminan la escena. Por el contrario, el mundo de la Sra. Colwin es uno de curas para la resaca, cenas que salen mal, un apartamento tan minúsculo que su habitante tiene que lavar los platos en la bañera y el atractivo de una comida simple y sin estilo como carne hervida, frijoles negros, sopa de lentejas. y ensalada de papa.

"Ella es como la anti-Martha Stewart", dijo Reichl. "No se trata de la perfección".

Sería fácil describir las recetas de la Sra. Colwin como comida reconfortante estadounidense, pero esa categorización no llega a su esencia. Son más como una forma excéntrica de autobiografía. Al acercarse a ellos, la Sra. Stein dijo, "tienes que saber que sus gustos son extraños".

Entre los que la conocieron, la Sra. Colwin fue una fuerza catalizadora. Vibrante y vigilante, conducía rápido, despreciaba los ascensores, coleccionaba coladores, se especializaba en imitaciones puntuales y tenía lo que podría llamarse un entusiasmo proustiano por el esplendor doméstico.

Qué cocinar este fin de semana

Sam Sifton tiene sugerencias de menú para el fin de semana. Hay miles de ideas sobre qué cocinar esperándote en New York Times Cooking.

    • En esta receta de camarones en el purgatorio en olla de cocción lenta, la salsa picante de pimiento rojo y tomate desarrolla sus sabores profundos durante horas.
    • Ponga un poco de salsa picante verde comprada en la tienda en este pollo masala verde rápido y picante. podría ser bueno para la cena y algunos muffins de arándanos para el desayuno.
    • De postre, ¿granizado de sandía? ¿O un bizcocho con fresas maceradas y nata montada?
    • ¿Y para el Día de los Caídos en sí? Sabes que tenemos muchas, muchas recetas para eso.

    “Era una gran cocinera, pero los fiascos fueron fabulosos”, recuerda Jurjevics. "Ella cocinó haggis una vez que era como el anuncio de 'Alien', con el huevo roto".

    Tenía opiniones firmes sobre la vajilla, la comida inglesa, el protocolo romántico, los amantes de sus amigos y no dudó en expresarlas. “No aprobaba a los escritores que se dramatizaban a sí mismos”, dijo Scott Spencer, novelista y amigo de Colwin. “Y ella no aprobaba los tipos de comida difíciles, inhóspitos, desafiantes y demasiado elegantes. Era una filosofía culinaria que pudo haber nacido de la necesidad, ya que su refrigerador era del tamaño de una maleta y su estufa tenía cuatro quemadores pequeños y un horno resistente, y el horno se usaba principalmente para almacenamiento ".

    Cuando el Sr. Spencer la conoció, la Sra. Colwin vivía sola en Bethune Street, en West Village, en un apartamento que se conoció, en sus ensayos, como el lugar liliputiense donde exploró la gastronomía del plato caliente. De alguna manera, daba fiestas, “posándonos aquí y allá a lo largo de su habitación como si fuéramos piezas de scrimshaw humano con el que decoraba sus acogedoras habitaciones”, recordó Spencer en un correo electrónico.

    Her friend Willard Spiegelman, now a professor of English at Southern Methodist University, recalled her parties as feeling “almost entirely improvisatory,” with Ms. Colwin dashing out at the last minute to find some flowers, watercress, a chicken. “Laurie’s primary interest was never in food per se,” he said. “It was food as a way of gathering people together.”

    Later on, Ms. Colwin and Mr. Jurjevics moved into an apartment on West 20th Street. (They married in 1983.) “She was not somebody who went out a great deal,” recalled her friend Alice Quinn, now the executive director of the Poetry Society of America. “But she loved, loved, loved having people over to her home.” The food she served was “always very simple,” Ms. Quinn said. Guests might have found flank steak, watercress salad, chocolate cake.

    That lack of pretension continues to endear her to readers. (Open Road Integrated Media recently signed a deal to release all of her works as e-books.) As Nozlee Samadzadeh put it: “You can’t be a snob when you’re cooking on a hot plate. But you can eat very well.”

    Ms. Samadzadeh, a 26-year-old programmer and editor behind a blog called Needs More Salt, encountered Ms. Colwin after falling in love with a recipe for tomato-and-corn pie that was published on the blog Smitten Kitchen. (Deb Perelman, the creator of Smitten Kitchen, said that Ms. Colwin’s work is “so relatable that you feel like it could have been written five minutes ago.”) Before long, Ms. Samadzadeh found herself gorging on Ms. Colwin’s books, trying out the scattershot recipes and silently asking herself a question at one life juncture after another: “What would Laurie Colwin do?”

    Rosa Jurjevics asks herself the same question. Now nearing 30, Ms. Colwin’s daughter, also a writer, rents an apartment in Bedford-Stuyvesant where she holds onto her mother’s favorite French mug, serving bowls, photos, recipe binders.

    Ms. Jurjevics was only 8 when her mother died, overnight, of a heart attack. For fans of Ms. Colwin’s essays, she is a pivotal figure: the girl who made “spider webs with the fancy chicken-trussing strings, which I do remember doing,” she said. She was there to witness the process of her mother’s experiment with the legendary “black cake,” a Caribbean dessert whose ingredients steep in their own fruit-dense flavors for months.

    In some ways, Ms. Colwin prefigured a lot of what the food world is obsessed with now: organic eggs, broccoli rabe, beets and homemade bread, yogurt and jam. “She was so ahead of her time with the organic stuff,” Ms. Jurjevics said. “That was so hard growing up, I’ve got to say. I was the kid with the weird lunch.”

    On the other hand, the surge in food media might have befuddled her. “I wonder what she would have made of so many things,” Ms. Jurjevics mused. “Would she have a computer? Would she email people? She was so particular about everything. Would she blog? I wonder, would she compulsively Google herself?”

    Ms. Jurjevics can’t always relate to the predominantly heterosexual, comfortably upper-middle-class demimonde captured in her mother’s fiction, but she picks up her mother’s voice, her phrasing, her opinions, her way of looking at the world, on every page of “Home Cooking” and “More Home Cooking.”

    She has gone back to those books countless times. The novels, she said, “may be wonderful, but they’re not what I’m looking for. I just want more of her.”


    7 Vintage Cookbooks Worth the Thrift Store Hunt

    This is the first African-American cookbook published in America, and because it was published well over 100 years ago, it&rsquos public domain&mdashmeaning you can find a digital version for free online. However, because of the treasure that it is, finding an old printed copy makes for a beautiful addition to a cookbook collection and a wonderful resources that you can cook from without your computer or smartphone. You can find recently printed copies at Amazon.

    This collection is the epitome of viejo Southern recipes, making it a fantastic tool for any home cook venturing into the world of old Southern breads, pickles, and preserves. There are recipes for various entrees as well, but we recommend taking special note of the pickling section. Fisher&rsquos recipe for Chow Chow is old school but remarkable, simply flavoring the relish with turmeric, onion, black pepper, and cayenne. Cut her recipe in half unless you want a gallon of chow chow, and be thankful you&rsquore not cooking over &ldquoa slow fire&rdquo that requires tending to. You can simply leave the chow chow to gently simmer on your stove throughout the day.


    Ver el vídeo: El Salon De La Fama (Octubre 2021).